Vaya Semanita llega al teatro - Masteatro

Vaya Semanita llega al teatro

No es lo mismo hacer reir en un plató de televisión que desde la tablas de un escenario. Los actores de Vaya semanita  tendrán que gesticular y levantar más la voz, aunque el humor será igual de irreverente y no dejarán títere con cabeza durante la gira por los teatros de Euskadi. Esta arrancó el viernes pasado con el preestreno en el Leidor Antzokia de Tolosa y seguirá con el estreno el 22 de octubre en el Teatro Barakaldo.

Javier Antón, conocido como el Jonan de Baraka llega al ensayo guión en mano como el diría: «To ciclao». Uno a uno van llegando al Leidor los seis actores que interpretarán los mejores sketches de humor seleccionados para la versión teatral de una de las series que hace ocho años rompió moldes en la ETB-2 y que ha cautivado a la audiencia y a la crítica con sus parodias desenfadadas. El truco está en la ingeniosa maquinaria de guionistas que hay detrás y que no dejan indiferente a nadie.

Vaya semanita inició el pasado jueves su octava temporada televisiva en la que seguirán tocando temas de actualidad como la pareja, el trabajo, las relaciones sociales y temas tabúes sobre el País Vasco. «La serie evoluciona junto a la sociedad. Es divertido sacar la sátira, aunque a veces haya a quien le escueza; pero creo que repartimos el humor con todos», cuenta Andoni Aguirregomezkorta. El humorista reconoce que se lleva bien con uno de los tantos personajes que interpreta ,»el de vividor, un ni-ni mayorcito», aunque reconoce que él no es así.

Colarse en un ensayo de sketches obliga a ver repeticiones, cortes, improvisaciones, pruebas de luces y fondos de pantalla. Eso sí, a golpe de humor. «Hay quien piensa que nos pasamos el día de risas pero esto tiene sus durezas y hay que saber llevarlo», explica Aguirregomezkorta. Quizás lo diga por esas jornadas maratonianas en las que se juntan las grabaciones de plató con los ensayos en el teatro y cuesta gesticular para hacer reir. El último ensayo antes del preestreno fue uno de esos días.

Diego Pérez, el Txori, el fiel amigo de batallas del Jonan, se ha acercado al teatro para ver a sus compañeros porque él no hará doblete. Sin el pelo pincho, el txori no parece el mismo sentado en una butaca en primera fila. Le toca sufrir la tercera repetición, por problemas técnicos, de un sketch en el que Iker Galartza hace de detenido y es amenazado con escuchar «tz incluidas» el discurso de Nochevieja del lehendakari Patxi López en euskera. Diego Pérez susurra con sorna: «Seguro que el día del estreno sale bien».

Los actores de Vaya semanita llevan ensayando desde principios de agosto. «Actuar en teatro es como unas vacaciones», se consuela Javier Antón. A pesar del cansancio, el cachondeo es generalizado. Son demasiadas las repeticiones de chutes de humor y todo se contagia. El resto del cartel, Itziar Atienza, Mañu Elizondo y Leire Ruiz miran cómplices desde el escenario.

La clave es reirse de hasta tu propia sombra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *