vania

Vania, escenas de la vida – Crítica

Encerrados en melancolía

Un verano caluroso y una conversación entre amigos. Con la relajación de quien no tiene prisa, con la tranquilidad de quien está con personas a las que conoce bien.  Mientras hablan de todo y de nada, juguetean distraídamente. Y la velada fluye poco a poco entre sonrisas, miradas y complicidad con el público, siendo este partícipe desde el primer momento. A medida que las palabras continúan, los personajes desnudan sus sentimientos. Y sin saber cómo llega un momento en el que ya no tienen que fingir, en el que sus caras se permiten enseñar la tristeza que cubre sus almas. Sin culpas ni reproches. Solo con aceptación y desdicha. Y, por supuesto, como dicta y refleja Chéjov, sin mover nada para cambiar su suerte.

Àlex Rigola deja las pantallas, los micrófonos y los golpes de efecto para ir a la esencia del clásico ruso. El director sigue difuminando los límites a través de la investigación formal que inició en sus últimos dos montajes. Por un lado, funde a actores y personajes haciendo que  compartan nombre, como ya hizo con Ivànov. Por el otro, sitúa la función en una gran caja de madera, algo que ya probó con Who is me. Pasolini y que reduce las distancias entre intérpretes y público.

En consecuencia con la búsqueda de la intimidad, Rigola reduce la obra a cuatro personajes, dejando al moribundo profesor como una presencia etérea. Los actores son los que llevan el gran peso de la puesta en escena. Mención especial merece Irene Escolar, imagen de la  incertidumbre y el desengaño que nos funde en un mar de ternura. Tanto a ella como a sus compañeros Gonzalo Cunill, Ariadna Gil y Luis Bermejo les brillan los ojos. Se muestran vulnerables, indefensos y profundamente tristes en un alarde de naturalidad. Se (nos) emocionan en sus escenas, pero también fuera de ellas. Se miran y dejan que los sucesos transiten sus verdades.

El autoengaño, el miedo y el abandono invalidan a un ser humano que espera inamovible a que la felicidad le sorprenda. Las frustraciones están condenadas a repetirse. Lo sentía Chejov en el siglo XIX y lo siente Rigola en el 2018. Y la vida pasa, como una conversación resignada en una caja de melancolía.

Vania, escenas de la vida, de Anton Chéjov
Dirigido por Àlex Rigola
Interpretado por Luis Bermejo, Gonzalo Cunill, Irene Escolar y Ariadna Gil
Hasta el 29 de julio en la Sala Muntaner
Grec 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *