Las Mocedades del Cid - Masteatro
Las Mocedades del Cid

Las Mocedades del Cid

Nuestro idioma ha parido algunas de las mejores obras de ficción de la historia. Tantas que muchas veces nos mostramos negligentes no dándoles el lugar que merecen. El Cantar del Mío Cid es una de esas joyas de la literatura española. Acción, amor, traición, amistad, guerra, ¿qué no hay en el Cantar de Mío Cid?

El pasado mes de mayo pudimos ver la propuesta escénica sobre las Mocedades del Cid en Espacio Unir. No es tarea fácil por varios motivos. El poema está compuesto para ser leído o narrado. La acción es muy intensa. Las pasiones de sus personajes son muy fuertes. El adaptador debe hacer un salto en el tiempo para alcanzar al espectador con un español moderno. Los encargados de tales tareas son Roberto Santiago, director del montaje bajo la versión del texto de Daniel Pérez.

Roberto Santiago ha tenido la audacia de evocar la parte más épica y más humana del personaje. En los claroscuros de la biografía de Rodrigo Díaz de Vivar está el héroe, pero también está hombre.

La escenografía no cuenta nada más que de una silla, símbolo del Reino de Castilla y de cómo se va amasando el poder alrededor de su corona. Una propuesta audaz y muy arriesgada porque los recursos escénicos quedan a merced del uso de la luz y del espacio sonoro. El uso de la luz es correcto. La música es irregular en su uso. Tiene momentos que agarran emocionalmente al espectador, pero en otros solamente subraya lo que está ocurriendo. El movimiento escénico es uno de los puntos fuertes del montaje. El director dibuja retratos colectivos para enviarnos a una época pasada y aprovecha la fuerza del elenco para mostrarnos momentos más intensos y dinámicos. Esta apuesta por el conjunto se ve deslucida por la dirección de actores que resulta plana, con pocos matices, resultando por momentos, afectado y yendo en contra de los propios actores. Con tan pocos elementos escénicos, es más difícil maquillar los puntos débiles del montaje. Pero no obstante, hay que poner en valor el esfuerzo de este equipo para con tan pocos recursos levantar de la letra una historia tan grande como la de Rodrigo Díaz de Vivar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *