La venganza de Don Mendo al estilo Tricicle - Masteatro

La venganza de Don Mendo al estilo Tricicle

Madrid.- El alarde métrico y humorístico con el que Pedro Muñoz Seca
se burló del honor, «La venganza de Don Mendo», lleva representándose
en España más de 90 años porque «la gente no se cansa de algo tan
bueno», según Paco Mir, responsable de la versión del Tricicle que
estrena ahora Teatros del Canal, en Madrid.

Esta adaptación de
«La Venganza», una parodia de «lo clásico» que se estrenó en 1918 en el
Teatro de la Comedia de Madrid, es la que Tricicle, es decir Paco Mir,
Joan Gracia y Carles Sans, estrenó hace diez años en Cataluña y que
nunca llegó a Madrid.

Ahora lo hará, del 8 al 25 de abril, con el
actor, productor, presentador y «monologuista» Javier Veiga en el papel
de Don Mendo, al que acompañan otros diez intérpretes que se
«duplicarán» para hacer los 25 personajes de la obra, con la que Muñoz
Seca inventó el género de la astracanada: una farsa que sólo busca la
risa por la risa.

Mir, que lleva con Tricicle en Madrid cerca de
un año -donde han representado «Garrick» y dirigido «Spamalot»-,
explica en una entrevista con Efe que quisieron poner en escena «La
venganza» cuando cayeron en la cuenta «de lo bueno que es» este «título
de toda la vida».

Para esta adaptación del texto de Muñoz Seca
(Puerto de Santamaría, 1881-Madrid, 1936), Mir ha optado por reducirlo
«porque era muy repetitivo», con lo que se queda en 80 minutos de
función; se han introducido más diálogos «para que fuese más accesible
y dinámico» y ha eliminado o cambiado palabras que «quizá no se
entendían», como, por ejemplo, «bodoque» en lugar de flecha.

Por
lo que ha tenido un «exquisito» respeto ha sido por el verso, porque,
subraya, Muñoz Seca, que además de abogado era profesor de griego,
latín y hebreo, hizo «un auténtico alarde» introduciendo en «La
venganza» prácticamente todos los metros y formas estróficas de la
poesía española.

Muñoz Seca, afirma, «tenía una facilidad para el ripio asombrosa, parecida al rap, pero muchísimo más difícil».

Su
adaptación, que tiene el «nihil obstat» del catedrático de Filología
Hispánica de la universidad de Gerona Salvador Oliva, se centra más en
potenciar el tono de parodia que le dio Muñoz Seca a su «burla» sobre
la «ridiculez» del teatro clásico.

Que Tricicle dirige el montaje
se nota, según Mir, en que «la actividad gestual» es más intensa, pero
no porque incluya ningún «gag» de mímica, los que identifican al grupo
catalán.

Javier Veiga, al que Mir «descubrió» cuando le dirigió
hace diez años en un anuncio para la ONCE, añade en declaraciones a Efe
que «el toque Tricicle» en «La venganza» se nota en su «sello de humor,
muy limpio y concreto».

El, que nunca la había representado ni
visto en teatro, también cree que es «buenísima, fantástica, con mucho
atractivo para la gente» y está «encantado» de representarla.

Cuando
Veiga se enteró de que Tricicle iba a hacer «La venganza», revela, le
puso un mensaje a Mir en el que le decía «si tú me dices ven lo dejo
todo».

Le dijo «ven» y Veiga aparcó todos los proyectos en los
que andaba metido porque está seguro, afirma, de que «un Don Mendo» «se
hace una vez en la vida».

Sobre la decisión de Tricicle de
comprimir las dos horas y media originales a 80 minutos, sin descanso,
Veiga está seguro de que es «un acierto» y que Muñoz Seca estaría de
acuerdo porque es lo que el público «requiere ahora».

Al actor no
le preocupa «nada» que aunque ha hecho cerca de 30 obras de teatro,
media docena de películas y varias series de televisión, el público le
conozca mayoritariamente por haber sido el presentador de «El Club de
la Comedia».

«Hay que asumirlo, este oficio es así. Haces algo
que marca tu carrera y no se puede escapar de ello pero yo estoy
encantado con mi vida», confiesa.

Noticia ofrecida por: Agencia EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *