La Sala Beckett acoge por 4ª vez "Els malnascuts" mientras empieza a despedirse - Masteatro
like-si-lloras

La Sala Beckett acoge por 4ª vez «Els malnascuts» mientras empieza a despedirse

Es cuestión de días, un par o tres de meses (depende de si entra en la programación del Grec), pero la sala Beckett de Gràcia llega al fin de sus días. Finalmente el próximo año Poble Nou acogerá la nueva sala después de que un largo litigio contra Núñez y Navarro, propietarios del edificio, terminara con el traslado forzoso de este emblemático espacio teatral. Y de hecho ya hace meses que están empaquetando y haciendo el traslado simbólico, pues la Beckett ha vivido desde febrero de las lecturas dramatizadas que se han hecho de grandes obras que han pasado por la sala durante estos 27 años. Pero en el último mes ha habido más movimiento con la presencia de los integrantes del laboratorio de creación joven que nació hace un par de años y que se conoce como el proyecto de Els Malnascuts.

No se trata de una productora, sino, como ya he dicho, de un laboratorio de creación artística en el cual se ven involucrados jóvenes actores, directores, dramaturgos, escenógrafos… Els Malnascuts es reflejo de los laboratorios de creación alemanes como la P14 de la Volsksbühne, quienes precisamente han estado hace unos días mostrando su proceso de creación a sus homólogos catalanes y al público que se ha dejado caer. Pero ahora ha llegado el momento de que estos jóvenes artistas efervescentes muestren el espectáculo con el que llevan meses trabajando, Like si lloras, después de llevar el Collectivus a La Seca y a la misma Sala Beckett.

Desde este mismo sábado, 21 de mayo, hasta el 28 de mayo, este colectivo nos explicará una historia que entronca mucho con el espíritu de esta juventud: una generación que se encuentra en un entorno lleno de posibilidades, creyendo que son especiales y que pueden cambiar las cosas. Y será en este momento, en el que deben dar un salto, cuando todo empieza. Se espera un viaje trascendental, extraño, con referencias, no sabemos si en sentido figurado o metafórico, a Doraemon, aquel gato cósmico que esperaba que sus sueños se hicieran realidad, pues tenía un montón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *