La Mostra de Teatre de Barcelona: otra oportunidad más

La Mostra de Teatre de Barcelona: otra oportunidad más.

Llevan ya dieciocho años llenando el escenario con el futuro. Cómicos, dramaturgos noveles, directores por estrenar, monologuistas de pequeño formato. En resumen, gente del teatro que con más o menos experiencia muestran sus artes en un teatro que año tras año gana más adeptos y se consolida como un nuevo foco cultural del centro de Barcelona. Se trata de la Mostra de Teatre de Barcelona que des del 1995 se presenta en el Teatre del Raval (el teatro que llena día sí, día también con Goodbye Barcelona). La Mostra nació con distintos objetivos: hacer más próximo el teatro; la promoción de directores, actores y autores noveles dándoles una vía de acceso a los teatros comerciales de Barcelona; la creación de nuevos textos teatrales; y la implicación de las instituciones en la promoción de estos jóvenes valores. Esta muestra es un festival, pero también un concurso. Así se premia el mejor espectáculo, el mejor actor y la mejor actriz. También tiene un premio popular votado por el público asistente. Aunque para muchos de sus participantes la posibilidad de ser representados ya es un buen aliciente.

Este año la Mostra ha empezado el pasado 21 de octubre y lo hizo con uno de los primeros textos de Pau Miró, Plou a Barcelona, llevado a escena por la compañía Teatre Jove On Out dirigido por el Roger Morilla. En total hay doce obras que se representan a lo largo de casi un mes, menos que el año pasado. Apuntamos, por ejemplo, la estrena el lunes 28 de Aquí va a pasar algo de la Cia. Zanguango Teatro, una historia donde dos personajes van a la búsqueda de los rastros que les den pistas sobre quiénes son, en un ejercicio de imaginación y reivindicación del juego como eje de sus vidas. Una obra con ribetes cómicos que ha estado escrita a seis manos, las de Miguel Muñoz, Txubio Fernández de Jáuregui y Miguel Garcés. También, el 30 de octubre, ejerce la memoria Alba Valldaura, quien se encarga ella solita de dar vida a una yaya en Iaia. Memòria Històrica. Para el 4 de noviembre, hay que señalar el musical de la compañía Camèlies Teatre, La Dama, una pieza de tono existencial llevada a escena por un grupo de mujeres y un hombre y dirigidos por Xavi Morató. Seguimos el viaje y nos acercamos a la vida de una mujer que después de dieciséis años presa, es puesta en libertad. Pasará su última noche con miedo y esperanza y con una noticia trágica, la muerte de su madre, que le hará echar la vista atrás. Emociones contrastadas a cargo de una sola actriz, Ana Plaza, quien se encarga de dar voz al texto La esclusa de Michel Azama, dirigida por Antonio Moreno. La Mostra se termina el 13 de noviembre con la participación de Projecte Ixthys Teatre quienes presentan El desert de l’oblit, donde cuatro hombres deambularán por el desierto preguntándose, el que, el porqué, el cómo y hasta el quien sobre sí mismos. El texto es de Albert López Vivancos y será representado por cinco actores. Pinta que será un buen final para la 18ª Mostra de Teatre de Barcelona. Un año más de Mostra, doce nuevas oportunidades para degustar nuevas experiencias teatrales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *