'La América de Edward Hopper' se estrena hoy en la sala pequeña del Teatro Español - Masteatro

‘La América de Edward Hopper’ se estrena hoy en la sala pequeña del Teatro Español

La sala pequeña del Teatro Español propone para los próximos 30
días, desde hoy al 25 de julio, «La América de Edward Hopper«, una
visión muy particular de la dramaturga Eva Hibernia (La Rioja, 1973)
sobre el paso del tiempo, la soledad y el disfrute de las palabras
creada a partir de la contemplación de la obra del pintor.

La
obra, interpretada por dos camaleónicos actores que varían hasta seis
veces de personaje en escena, la catalana Alicia González y el
argentino Joaquín Daniel, también clown, cantante y guionista, cuenta
la historia de Vera y Tomás, una pareja poco convencional «libre y
lúdica, de las que ya parece que no hay», explica Daniel.

«Se
relacionan sobre todo a través de la palabra y con el juego», ha
detallado la autora, que, junto a los actores, y en presencia del
director del Teatro Español, Mario Gas,
y de su homólogo en el Teatro Nacional de Catalunya, Sergi Belbel, ha
presentado en Madrid esta producción en la que se tejen y entrecruzan
las historias.

Hibernia, que se declara «fascinada» por el
imaginario del pintor, ha contado que comenzó a escribir «La América de
Edward Hopper» después de contemplar un calendario en el que cada mes
había un cuadro suyo, pero que no quería hacer una obra sobre el pintor
de la soledad, sino de lo que provocaba en ella.

«Me fascina por
ese misterio que contiene», dice la autora, quien comparte con Hopper
referentes como «puertas que se abren, ventanas por las que mirar; los
espacios interiores, la soledad, la melancolía, la habitación de hotel
despersonalizada: territorios donde hay mucha intimidad y mucho
desasosiego», resume.

Vera esté escribiendo un cuento, a través del cual aparecen otros dos personajes, Miranda y su padre, Joseph, dos judíos emigrados de Polonia por la amenaza nazi.

La
máquina de escribir que ella usa «es como la lámpara del genio -detalla
Hibernia-: «la ficción de las palabras comienza a materializarse».

Según Alicia González, «ellos también juegan a ser otros; es todo un viaje por diferentes lugares,
estados de ánimo y edades, donde el verdadero protagonista es la
creatividad, el deseo de crear y dar sentido a las palabras, una
especie de hilo de Ariadna que les permita salir del laberinto».

También
ha destacado la autora la flexibilidad del escenario (habitaciones de
hotel que van cambiando, un vagón de tren y la esquina vacía de un bar,
homenaje a «Nighthawks»), responsabilidad de Jon Berrondo, así como la
iluminación de Quico Gutiérrez (premio de la Crítica de Barcelona
2009), y el vestuario de Romana Redlova.

«Yo creo que, sobre
todo, esta obra es un homenaje a la belleza: de la palabra, de lo
visual, a la música, a la pintura, al amor, al sentido de la pareja…
También es bonita de hacer y es bonita de ver», ha dicho el actor.

Desde
su perspectiva «la gente se contagia de eso», y opina que «también es
bueno que pase. Ya sé que está dura la cosa, pero que se disfrute de la
belleza», ha resumido Daniel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *