'Incendies' en el Matadero de Madrid - Masteatro

‘Incendies’ en el Matadero de Madrid

«La respuesta que llega a todas mis preguntas siempre es la misma: la
guerra del Líbano», sentencia el director de la obra de teatro
‘Incendies’, Wajdi Mouawad. El montaje, que formó parte de la temporada
2008 del Teatro Español, se representa de nuevo en las Naves del
Matadero de Madrid a partir del 22 de septiembre y hasta el 3 de
octubre.

En esta obra, una mujer acaba de morir y abre la puerta a su silencio
y a sus secretos. Deja a sus gemelos un traje de tela verde, un
cuaderno rojo y dos sobres que son como dos cajas de Pandora de las que
surgen males y maravillas, y cuyo contenido les va a arrastrar a una
fabulosa odisea, hacia un continente lejano, hacia un pasado desconocido
y hacia un segundo nacer.

Wajdi Mouawad y su familia abandonaron el Líbano cuando él apenas
tenía ocho años de edad para marcharse a París, su primer exilio, y ocho
años después emigraron a Québec, donde permanecieron. Cuando habla
acerca del paralelismo entre su propia experiencia y la historia que se
narra en la obra, el director señala que desde el punto de vista
biográfico, desde su trayectoria íntima, «hay pocas cosas de esa
realidad, tan sólo pequeños detalles».

Sin embargo, matiza que si se entiende esa realidad como «lugar de
transmisión», en la memoria y en la sensación del «propio yo», entonces
afirma que la obra sí está cercana a su realidad. En este sentido,
confiesa que se sintió «incapaz» de nombrar a los verdugos del relato
teatral. «Cada vez que tenía que referirme a ellos buscaba una frase
compleja para no decir palestinos y libaneses», indica.

Según señala, todo esto es consecuencia de «lo insoportable de la
realidad, la impotencia de aceptar la realidad y las cosas que han
ocurrido». «La sociedad libanesa no quiere recordar», lamenta el
director. En su vida y en la obra, Mouawad asume este problema y realiza
las mismas preguntas que le hacía a su padre «continuamente» cuando era
pequeño: «¿qué disparo provocó nuestra huída?, ¿Por qué tuvimos que
marcharnos a Francia? o ¿Por qué hablo francés?»

En la actualidad, afirma que sigue haciéndose las mismas preguntas
que no puede responder, porque todas ellas le remiten a la guerra del
Líbano. A pesar de su experiencia, asegura que no le ha quedado un
trauma de todo ello, porque no hubo víctimas en su entorno. «Era joven
-sólo siete años- pero con edad para recordar», afirma, añadiendo que en
su cabeza están grabados recuerdos como la explosión de un autobús en
el portal de su casa, los bombardeos o los cinco colegios que visitó
durante un mismo curso.

El autor ha anunciado que cuando cierre el cuarteto formado por
Incendios, Litoral, Bosque y Cielo, va a iniciar una aventura más
alejada de las representaciones teatrales para centrarse en la escritura
teatral. «Voy a dedicar los cuatro próximos años a recorrer la obra de
Sófocles, y voy a asociar las obras de una forma distinta».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *