Grito pelao de Rocío Molina y Silvia Perez Cruz

Grito pelao

Maternidad universal

Rocío Molina y Silvia Pérez Cruz. Dos  culturas, la andaluza y la catalana; dos disciplinas, el baile y la voz, y dos estilos muy diferentes. No parece que haya mucho que las una. ¿O sí? Ambas son mujeres y artistas. Y las dos son madres. Silvia tiene una hija de diez años y Rocío está embarazada de 4 meses. Así lo cuentan ellas mismas en este espectáculo de fusión de estilos, una oda a la feminidad y a la maternidad, a la concepción de una nueva vida.

Al movimiento desgarrado de Molina y a la voz hipnótica de Pérez Cruz hay que añadirle momentos de distensión y ternura. En ellos las artistas se desnudan hablando al público, haciéndole partícipe de una velada íntima entre amigos. En eso influye mucho la intervención de Lola Cruz, la madre de Rocío, también bailaora. Las dos cuentan anécdotas. Pero también bailan juntas y separadas, muestran la garra y la guerra, se acercan, se alejan, juegan y en definitiva expresan con sus coreografías la relación universal entre progenitora y sucesora. Rocío baila para Lola, interactúa con ella, la abraza y es abrazada, y ambas crean juegos visuales muy potentes en los que madre e hija se fusionan hasta que sus roles quedan intercambiados.

La función incluye momentos de talento, con la fuerza y la energía de Molina y el sonido inquietante de Pérez Cruz. Hay compenetración, y de hecho funciona muy bien. Pero también mucho trabajo por separado, con momentos en los que una actúa mientras la otra mira. Los equipos acústicos de ambas –la guitarra de Eduardo Trassierra, el compás de José Manuel Ramos “Oruco” y la electrónica de Carlos Gárate, pero también el violín de Carlos Montfort– están presentes en directo y las acompañan en los momentos más fieles a los estilos de cada una. La confluencia podría haberse llevado más al extremo.

El espacio escénico de Carlos Marquerie (concepto y dibujos), Antonio Serrano (diseño y materiales) y David Benito (animación y proyecciones) es sin duda otro gran atractivo del espectáculo. Si cuando las protagonistas hablan vemos un escenario cálido, suave y que propicia la relajación, los momentos explosivos se caracterizan por la intensidad. Rojos, azules, verdes… Colores fuertes, llamativos e impactantes que acompañan muy bien la tensión de las artistas.

Vemos danza y cante, pero también poesía y performance. Sin embargo, las dos horas de espectáculo se hacen excesivas. La pieza adquiriría un mayor ritmo si durara algo menos. La oda a la maternidad, a la cadena de mujeres que menciona Pérez – y de la que curiosamente también se habla en Una gossa en un descampat de Clàudia Cedó, empieza con una fuerza rotunda, pero acaba perdiendo intensidad hacia un seguido de escenas repetitivas y de menor potencia.

Grito pelao, ideado por Rocío Molina
Dirigido por Carlos Marquerie, Rocío Molina y Sílvia Pérez Cruz

Interpretado por Rocío Molina Cruz (baile), Sílvia Pérez Cruz (voz), Lola Cruz (danza), Eduardo Trassierra (guitarra), Carlos Montfort (violín), José Manuel Ramos “Oruco” (compás) y Carlos Gárate (electrónica)
Teatre Grec, 18 y 19 de julio de 2018
Grec 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *