Entrega de los Premis Butaca 2012 - Masteatro

Entrega de los Premis Butaca 2012

El teatro en Catalunya cuida a sus espectadores con todo tipo de obras, de todos los géneros, con los mejores directores, intérpretes, escenógrafos,… Lo que aquí se presenta goza de una gran aceptación popular, a pesar del descenso de público este año. Pero esto no tiene nada que ver con la calidad del teatro. Pero hay una noche al año en que son los espectadores que cuidan a la gente del teatro. Y esta noche fue el pasado martes, 27 de noviembre, la noche de los Premis Butaca, premios de votación popular (mediante Internet) que se dan a los mejores profesionales del pasado curso.

Durante una gala de una hora y media en el Mercat de les Flors subieron al escenario varios profesionales de las artes escénicas para entregar o recibir su galardón en forma de sillón de cerámica. Llevan ya dieciocho años haciéndolo. Y, como corresponde por su edad (y por su estatus), la gala fue un altavoz para las denuncias directas y/o irónicas a la situación actual que vive la cultura y el teatro específicamente en este país. Por eso en el escenario teníamos a la orquestra (orquestrArt dirigida por el gran Xavier Torres) bien aposentada en el centro y a un lado dos ataúdes donde descansaban dos cadáveres, los de los presentadores de la gala, Toni Martín y Gloria Cid. Así los gags y bromas sobre el estado de la cultura empezaban ya con mala leche. Algunas de las perlas eran realmente sinceras, como por ejemplo la reflexión de los presentadores sobre el recorte del 80% del presupuesto de los premios anunciando que este año no había cena posterior porque no había ni para croquetas.

Pero los recortes afectaron a todo menos a la lengua. Y la dejaron bien suelta para que dejaran incómodos a los representantes políticos de la noche. Así el presentador dijo “Antes éramos pobres y felices… ahora somos pobres igual pero tenemos más mala hostia”, o el comentario más edificativo de la premiada Rosa Boladeras, con el Butaca a la mejor actriz de reparto por La Nostra Classe, “Nosotros tenemos las armas de construcción masiva”. Pero las reivindicaciones están sobre todo para remarcar lo que se hace bien, no solamente para criticar lo que falta. Y aquí entran otro tipo de mensajes más positivos empezando la gala con un comentario de la presentadora, “ No tenemos que dejar que el teatro sea una utopía, por eso estamos aquí, para celebrarlo” o la celebración optimista del exultante Iván Morales, mejor obra de pequeño formato por Sé de un lugar, quien apuntó una idea en la que masteatro no puede estar más acuerdo, “dedico el premio a los que hacen red, la comunicación en red es básica”.

Pero claro entre parlamento y parlamento bien se entregaban los galardones y la verdad es que todo fue según el guión previsto sin prácticamente ningún sobresalto. Los más nominados, Incendis y La Vampira del Raval se llevaron casi todos los premios. La primera, esta tragedia épica que vuelve al Romea en diciembre, se llevó los Butaca a mejor iluminación (Albert Faura), mejor escenografía(Sebastià Brossa y Oriol Broggi), mejor actriz (Clara Segura), mejor dirección (Oriol Broggi), y mejor montaje. Esta magna producción nació de una de las productoras teatrales que mejor trabaja aquí y en todo el estado, La Perla 29. Ésta fue su gran noche pues además hay que sumarle otro sillón, el de mejor actor para Pere Arquillué, por hacer de Cyrano remodelando el personaje con gran astucia y oficio.

Y la música vino desde el Raval. La Vampira del Raval se llevó todo a lo que optaba, es decir mejor composición musical (Albert Guinovart), mejor actriz de musical (Mercé Martínez), mejor actor de musical (Pep Cruz) y el de mejor musical. Merecido aunque nos da cierta pena que Egos Teatre se fuera con las manos vacías a casa por su fantástico El crim de Lord Arthur Saville.

En medio de estas dos triunfadoras quedaron Els Jugadors que se llevó dos importantes premios, mejor texto para Pau Miró y mejor actor de reparto para Boris Ruíz, Campanades de boda (mejor vestuario), Splenda del Mag Lari (mejor espectáculo familiar) y V.O de Cesc Gelabert (mejor espectáculo de danza)

Y la música continuó, pues una gala teatral sin números musicales es peor que un entierro, y ahí se celebraba, aún, la vida del teatro. Así nos deleitaron con un avance de una canción del que será una de las perlas musicales de esta temporada, Over the moon, obra basada libremente en los textos y libretos de Jonathan Larsson, creador de Rent o Tick, tick…Boom! Además se terminó la gala de manera brillante con la versión libre de I’m still here, del musical Follies con Muntsa Rius (quien protagonizaba el espectáculo dirigido por Mario Gas en Madrid), Roser Batalla y Xavi Mira.

Los premios Butaca del 2012 serán recordados con amor, porque cualquier premio que se atorgue por votación popular hay que verlo como un acto de amor, pero también con resignación, con ironía y hasta con mala leche. Por eso bien vale resaltar dos últimos mensajes que resumieron el sentir de la gala. Uno, el de Pere Arquillué, “nos fallarán, pero no se nos follarán”, y otro, tendiendo puentes, el de Oriol Broggi, pidiendo más para el sector pero reconociendo el papelón obligado que tienen que hacer las instituciones políticas culturales de Cataluña. De todo y para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *