Don Mendo cumple dos años en el Tetaro Victoria - Masteatro

Don Mendo cumple dos años en el Tetaro Victoria

Después de dos años en cartel, la propuesta de la compañía Dionisos para “La venganza de don Mendo” continúa llenando butacas y, posiblemente, sea ya la puesta en escena continuada más larga en un teatro de Madrid. Su director, Juan Carlos Rodero, sobrino del fallecido actor José María Rodero, sostiene la vitalidad de la obra y dice que seguirá con ella mientras el público lo pida.

La compañía Dionisos no es una de esas grandes compañías que ocupan los grandes teatros de la Gran Vía madrileña. Es una compañía sólida, sí, pero pequeña (aunque con diez años de experiencia) en el sentido en el que se habla hoy de lo pequeño: no es el éxito de masas, entre otras cosas porque la sala donde se representa tiene un aforo de sólo 120 butacas, pero es el éxito en su sentido más humano: dos años (desde junio de 2009) representándose jueves, viernes, sábados y domingos, a veces con funciones dobles y, ha sido raro, muy raro, el día que no ha llenado. Por el momento las cifras no son nada despreciables: 384 funciones y cerca de 38.000 espectadores. Y sigue llenando, lo que posiblemente la convierta en una de las puestas en escena continuadas más longevas de “la venganza” en Madrid, y quién sabe si en otras provincias también. Por eso merece la pena acercarse a ver qué es lo que ofrece esta propuesta al público para seguir contando con su favor.

El mismo director de la compañía, Juan Carlos Rodero, sobrino del fallecido actor José María Rodero (uno de los “grandes” de las tablas en España) confiesa su sorpresa ante este éxito, puesto que al principio la idea era mantenerse en cartel al menos tres meses. Además, llevan más de un año sin hacer publicidad, por lo que es el “boca-oreja” lo que mejor está funcionando. Eso sin quitarle ni una pizca de mérito al texto de Muñoz Seca que, sin lugar a dudas, es la razón fundamental de que el público siga queriendo ir a ver el don Mendo.

El Mendo en el Victoria
El Mendo es una obra en la que el público suele repetir. Tanto es así que los hay incondicionales de todas las versiones habidas y por haber, del cine, la televisión o el teatro, y lo viven como auténticos coleccionistas de asistencias. Hay fragmentos de la obra que termina de recitar el mismo público, en plena función. Eso pasa en prácticamente todas las funciones de este Mendo, desde que empezó su andadura en el Teatro Victoria en junio de 2009. “La venganza de don Mendo”, a pesar de su argumento, es una obra que incita a ser “fiel”, y un espectador contento suele repetir y “tripetir”.

Hablamos de una obra que casi todo el mundo conoce, y que espera reconocer cada vez que va a verla, pero también espera sorprenderse, encontrar cosas que le asombren. Y eso es algo que el espectador encuentra en el Teatro Victoria. La experiencia de dos años haciendo la misma obra ha permitido mejorarla constantemente. El director da indicaciones todas las semanas, se pulen actitudes, se corrigen poses, se sale y se vuelve al espíritu de la obra y, al final, el resultado es una “obra viva”. En la mayoría de las versiones que hay de don Mendo es más importante el chiste que la historia, la compañía Dionisos plantea un equilibrio entre ambas facetas. La puesta en escena no es, en esta versión, muy importante, pero el trabajo actoral y la cercanía en la transmisión para disfrute del público, sí. Este cumpleaños lo demuestra.

1 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *