Crítica de "Yerma" de Marc Chornet y Projecte Ingenu - Masteatro
Yerma

Crítica de “Yerma”

Mucho se ha hablado en los últimos meses del papel que tiene que tener la maternidad en la mujer. ¿Todas las mujeres deben tener hijos? ¿Es más respetable una trabajadora que una madre? Posiblemente la respuesta más sensata sea que hagas lo que quieras y, sobretodo, que vivas y dejes vivir. Y aun parecer tan evidente el debate está servido. Y las críticas, elijas lo que elijas, también.

Sin entrar a analizar sus motivos, Yerma tiene claro que quiere tener hijos. Pero a veces con el querer no basta. Así que esta mujer de condición humilde y espíritu valiente tendrá que someterse a la impotencia propia a la par que al juicio de sus conciudadanos. Como tantas han hecho y siguen haciendo. A su alrededor, mujeres de muy diferente índole que representan todo tipo de visiones al respecto, desde la que tiene hijos sin saber si los quiere hasta la que admite su felicidad por no tenerlos. ¿Quién dijo que el tema está pasado de moda?

Después de Romeu i Julieta, Marc Chornet y su Projecte Ingenu vuelven a actualizar un clásico, esta vez de Lorca, enfatizando los elementos que sobresalieron en el anterior montaje. Si los diálogos continúan fieles a la poética y el vocabulario del autor, la escenografía –también de Laura Clos ‘Closca’– y el vestuario se modernizan aquí de forma más concreta que en la adaptación shakesperiana. Aunque ambientado en la actualidad de un pueblo rural de interior, el decorado evoluciona una vez más a partir de la manipulación constante de los propios actores y adquiere una estética poética, metafórica y bella en todos sus elementos. Y no adelanto más, porque vale la pena descubrirlo in situ.

El otro ingrediente que se mantiene respecto al anterior montaje es la fuerza y la vitalidad que desprende todo el elenco. Empezando por Alba José, quien encarna una Yerma dulce y frágil en su fortaleza, y pasando por cada uno de los actores, quienes en sus papeles menores, sus voces a coro y sus pequeñas coreografías crean un conjunto armónicamente tragicómico. La ternura que desprenden todos y cada uno de ellos facilita que les podamos comprender en la solo aparente simplicidad de su mundo.

Modernizar un clásico no es nada nuevo. Año tras año vemos obras de autores universales atemporizadas o directamente ambientadas en la actualidad. Quizás la versión más comparable es la maravillosa Fuenteovejuna de los Obskené, con la que comparte no solo la frescura sino también a parte del elenco. O, por citar otro ejemplo, se puede observar en el amor primerizo y desenfadado de la primera escena un cierto paralelismo con la primera escena del Hamlet de Miguel del Arco.

Sin embargo, la energía, el espíritu joven y la minimalista a la par que cuidada y poética puesta en escena se convierten en las claves de un montaje memorable que ya se encuentra entre uno de los mejores de la temporada.

Yerma de Federico García Lorca.

Dirigido por Marc Chronet

Interpretada por Alba José, Martí Salvat, Xavier Torra, Ariadna Fígols, Isabel Soriano, Roser Tàpias y Cristina López.

Projecte Ingenu

Hasta el 2 de abril en el Teatre Akadèmia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *