Crítica de Nine. Las mujeres de Guido Contini - Masteatro
nine-les-dones-de-guido-contini

Crítica de Nine. Las mujeres de Guido Contini

Cada vez más el actor debe esforzarse para aprender más disciplinas, más técnicas, más estrategias para conseguir unas interpretaciones más depuradas y que lleguen de forma más intensa al espectador. O al menos así debería ser. Un actor trabaja con su cuerpo, con sus emociones… y con su voz. La voz es uno de los instrumentos que todo actor debe cuidar mucho. Y si hablamos de un intérprete de musicales, los cuidados se multiplican. Curiosamente, los actores musicales han sido muchas veces criticados por ser más cantantes que actores (haberlos, haylos). Pero hay muchos actores y actrices que se esfuerzan por equilibrar las dotes interpretativas con las cantadas. Y en eso está Mariona Castillo. La aparentemente frágil Mariona Castillo lleva ya mucho callo encima con eso del teatro musical, llevando una carrera firme, dirigida siempre según sus pretensiones, dejándose seducir (y seduciendo) por los grandes musicales, construyendo un espacio de creación artística multidisciplinar (Nun Art) y desde los últimos años aportando su talento y versatilidad en proyectos de teatro de cámara (Limbo, Mares i filles, (a)Murs). Y ahora hace un triple salto mortal y cae de pie. Ha levantado, con la ayuda del director David Pintó y tres compañeras de teatro musical (Mónica Vives, Lu Fabrés y Bealia Guerra), un espectáculo basado en el éxito de Broadway Nine, bajo el título Nine. Les dones de Guido Contini. Lo pueden ver durante pocos días más en el Teatre Eòlia.

El título ya avanza lo que allí se representa: una serie de números musicales enlazados entre ellos, con pocas pausas, donde se representan todas las mujeres que pasaron por la vida del prolífico director italiano Guido Contini (álter ego del Fellini de 8 y ½). Estas mujeres son una: Mariona Castillo. Dice la actriz que este proyecto le vino a la cabeza porque necesitaba un reto mayúsculo que le ayudara a aprender y a sacar cosas que aún no podía sacar. Tanto a nivel vocal como interpretativo. No encontraba ningún curso que le diera lo que buscaba (cabe recordar que la propia Mariona Castillo es coach vocal) así que tuvo que aprender creando. Y poniéndose en la piel de hasta siete mujeres, el esfuerzo es brutal y el resultado es deslumbrante. No sólo por sus movimientos, su capacidad de transformación: de la seducción más sexual a la ternura, de la coquetería al drama. Cuerpo, intención, movimiento y voz. Mucha voz, muchos matices, tantas modulaciones. Un trabajo natural, sin estridencias, sin afectaciones. La interpretación vocal es esto: interpretar distintos personajes con la voz de manera natural, no caricaturizada, ni imitando.

Mariona Castillo lo pone todo de su parte, pero viene dirigida por un director con tablas, David Pintó y cuenta con la coreografía de Ariadna Peya (colaboradora habitual) que viste unos números musicales en los que combina la quietud y el movimiento mínimo con la energía de los números colectivos coreografiados. La escenografía es mínima, sólo el piano y Gustavo Llull y una silla con una americana (Gudio Contini) donde van dirigidas todas las miradas de las mujeres del director. Pero como si fuera un elemento más de la escenografía está un pañuelo negro con el que la intérprete cambia de personaje de manera sencilla y creíble. Todos estos números vienen soportados por tres actrices de musicales con tres voces potentes que ya han destacado en otras producciones con estos personajes secundarios que se comen la platea.

El teatro de musical de pequeño formato se hace mayúsculo cuando lo capitanea Mariona Castillo, pero en Nine. Les dones de Guido Contini llega a otro nivel. Esta chica va creciendo sin freno, siendo ya una de las voces más versátiles del panorama musical del teatro catalán.

Nine. Les dones de Guido Contini basada en la obra de Mauri Yeston

Dirigida por David Pintó.

Con Mariona Castillo y Mónica Vives, Lu Fabrés y Bealia Guerra.

Musical de proximidad.

Hasta el 30 de octubre en el Teatre Eòlia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *