Crítica 'El nacional' Joglars en el Teatro Lope de Vega de Sevilla - Masteatro

Crítica ‘El nacional’ Joglars en el Teatro Lope de Vega de Sevilla

PADRE NUESTRO TEATRAL

La documentación previa deber ser la antesala de cada crítica, evitando el posible contagio de quienes tiran por la fácil calle de enmedio, permaneciendo inmune a la dinamita que otros desparraman y no dejándose embaucar por el perfume excesivo de quienes convierten su visión en un canto de sirenas. Pues bien, rastreando por la red, es de visita obligada la web de Joglars, y en su interior, en un blog titulado “Cuaderno de gira” escrito por dos actrices del reparto, Pilar Sáenz y Dolors Tuneu, uno comprueba que estos juglares siguen disfrutando fuera y dentro de escena, ejerciendo de cómicos de la legua al compartir sus vivencias por las calles de Sevilla, mezclándose por la Alameda de Hércules con los cómicos locales, saboreando sus tapas y sintiendo el Lope como su hogar. El blog del Boadella, merece, cómo no,  parada y fonda: http://www.elsjoglars.com/index.php

El Lope, durante estas noches, está jugando a ser más teatro que nunca. Recuerdo cuando lo hizo hace muchos años con “El cerco de Leningrado” de Sinisterra: el coliseo hispalense transmutaba su escena en la escena de la escena y las candilejas -eterna y teatral luz nuestra- propiciaban el ambiente exacto para crear y recrear ese hogar que Sáenz y Tuneu ensalzan; ese lugar sacro que vocifera cada dos por tres el acomodador Don José/Fontserè- o maestro de ceremonias de este montaje como si le fuera la vida en ello: de hecho, se le va. Y de nuevo el trampantojo: la calidez de las velas y el bel canto de la mano de Verdi empapa de ponzoña los airados parlamentos de Don José -o Boadella, mano que mece esmeradamente su cuna- donde el sarcasmo -no nos coge de sorpresa: es la denominación de origen de estos juglares- la crueldad -hay asesinatos que serían la envidia de Woody Allen-  se manifiesta -más alto sí, más claro, imposible- así como ese pensamiento suyo de que “hoy no hay teatro transgresor y eso es grave” o su “no vasallaje a la Administración”.

El montaje aparentemente se desliza sin conflicto. Todo es un tira y afloja, concatenados rifirrafes callejeros donde Verdi surge como por arte de magia y amansa; la sátira se despendola entre idas y venidas hasta que se cuela, perfora, hiere y hace mutis por el foro para coger fuerzas y volver al ataque. Las arias de Manuela Castadiva/Alberdi y Finito/Sánchez-Ramos le transportan a uno sin dilación al Maestranza. Las cuerdas de  Yuta/viola/Minnie Marx y Svetlana/violencello/Tuneu podrían sonar en el Callejón del Gato y que Max Estrella las contratara luego. Y lo más espeluznante: “El Nacional” ya se representó en 1993 y la debacle sigue -Mare de Deu…- vigente. No es un eco del pasado, sino una canallesca sacudida que el pasado usa para volver a advertirnos. La obra también airea las fisuras de la farándula, sus bajos instintos, su desmedida natura. Los cabezas de todo títere relacionado con este mundo, donde la mentira es la mejor moneda de cambio y lo fugaz su salvoconducto, saltan por los aires, ruedan y llegan hasta nuestros pies y nadie rechista: a) porque es cierto, y b) porque lo dictamina Boadella. Y aquí paz y después gloria.

Cincuenta años de trayectoria a las espaldas de esta compañía convierten “El Nacional” en un teatro-en-el-teatro que es una catapulta tan nociva como urgente. Rigoletto expira -icono escénico para Don José- y expira el Teatro. Taladradoras municipales van socavando cimientos. Y aquí no hay metáfora. Podría parecer “El Nacional” una farsa simpática y entretenida, sin embargo, hoy, este montaje remasterizado constituye una fatídica realidad por mucho que se empeñe Don José en evitar el realismo mientras adiestra a su caterva de mendigos polifacéticos. Aquí no hay metáfora: las taladradoras están a las puertas, aunque, para Els Joglars su sonido reside, afortunadamente, en una mera grabación al uso.

Que sigan estos cómicos disfrutando de las calles de Sevilla. Hasta el domingo podrán disfrutar ustedes de su Padrenuestro escénico: “El Nacional”.

“EL NACIONAL”
JOGLARS
Dirección, dramaturgia y espacio escénico: Albert Boadella
Reparto: Ramon Fontserè, Begoña Alberdi, Jesús Agelet y Enrique Sánchez-Ramos entre otros
Teatro Lope de Vega, Sevilla
Del 2 al 13 de mayo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *