Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'Voyager' - Masteatro

Crítica de ‘Voyager’

20120303-112000.jpg

¿Qué es lo que mejor nos representa a la sociedad humana? ¿Cuáles son las cosas, los objetos y los atributos, los valores que mejor hablan de nosotros? ¿Cuál es la música más ejemplar de la raza humana? ¿Qué imágenes muestran mejor la esencia de nuestro mundo? Todas esas preguntas fueron formuladas por un equipo de científicos allá por los ’70 capitaneados por el insigne Carl Sagan para decidir que almacenar en un disco de oro que sería enviado mediante dos sondas al espacio exterior con esperanzas de recibir alguna señal de respuesta extraterrestre. Esas sondas fueron bautizadas con el nombre de Voyager, el mismo nombre que Marc Angelet utiliza para nombrar su primera incursión teatral en el TNC bajo el proyecto T6 de nuevos talentos.
Este nuevo texto de Angelet ( El biògraf) recopila toda la información sobre aquella misión, aquel experimento tan importante para la comunidad científica mundial y sobretodo americana, y con este material crea un texto que tiene toques de thriller, algo de comedia y una interesante historia de amor. Así en este texto, Angelet reflexiona en voz alta y mediante sus personajes sobre qué es lo mejor de nuestra raza, pero sobretodo muestra las relaciones entre esta comunidad de científicos, y como deciden el contenido del mensaje: uno se encarga de recopilar la mejor música, otro hace fotografías, otro piensa en el mensaje en sí. Mientras tanto Carl Sagan y Frank Drake (el científico que teorizó sobre la posibilidad de que haya vida inteligente en el universo) reciben una misteriosa fotografía que parece demostrar vida extraterrestre, una señal pero que a los espectadores se nos esconde. Esta fotografía será un objeto codiciado por las autoridades que supervisan la misión y que impedirán su difusión. He aquí la línea narrativa que marca el thriller, con topo incluido. La línea cómica lo marcan los personajes de Òscar Castellví y Paul Berrondo, uno por torpe y métome-en-todo, el otro por su caradura. Aunque la comedia es muy delgada pues aquí dominan los temas científicos y los más existencialistas. Y en medio de estas situaciones tan tensas aún hay tiempo para que florezca una relación amorosa entre Carl Sagan y la compañera Ann Druyan.

Cabe decir que muchas de estas historias están plenamente documentadas y que pertenecen a la verdadera historia de la Voyager. Así Angelet marca una ficción notable que juega con su referente real para mostrar que lo que vemos en el escenario no es una obra de teatro sino una reconstrucción de los hechos. Vaya, eso es lo que nos quiere hacer creer y lo consigue, por ejemplo, desdoblando un personaje principal en la trama, el becario Tim Ferrys. Ferrys está interpretado por Castellví en la edad joven, es decir conforme al tiempo de la historia. Pero por allí pulula también el Ferrys adulto, el que correspondería a la edad actual. Este se pasea por el escenario, siguiendo los hechos y en momentos se dirige al espectador en inglés (con subtítulos en la pantalla) narrando los acontecimientos como si fuera un narrador externo. Pero este personaje se inmiscuye en la historia en el principio y sobretodo en el final donde se descubre parte del misterio. Además este personaje es presentado como si fuera el real Tim Ferrys que ha venido expresamente aquel día en el TNC para ayudar a explicar estos hechos. Es decir, aquí Angelet hace de dramaturgo, pero también de maestro de historia.

Apuntar también, no solamente las buenas interpretaciones del elenco (en especial ese David Vert, tan parecido al original Sagan), sinó el vestuario, con una gama cromática que va evolucionando a lo largo de la obra y sobretodo una escenografía simple, pero muy efectiva: en el escenario, dos grandes mesas que se van poniendo de distintas formas para crear nuevos paisajes, para servir de pantalla protectora,… y en el fondo, donde ahora se proyecta un cielo estrellado, ahora unos planetas, ahora unos diagramas,… Parece ser que el uso para las proyecciones, el juego de las imágenes es un elemento narrativo muy importante para Marc Angelet como ya demostró en la futurista El biògraf. Pero sobretodo lo que mueve la dramaturgia del también director es hablar de las relaciones humanas des de un punto de vista científico y tecnológico para ver como al final, como el personaje de Frank Drake, lo único que buscan sus personajes es la comunicación con el otro, sea el hijo perdido como unos pequeños hombrecillos verdes.

Voyager de Marc Angelet
Dirigida por Marc Angelet
Interpretada por David Vert, Oriol Genís, Sandra Monclús, Àngels Poch, Òscar Castellví, Paul Berrondo, Alberto Díaz y Anna Moliner
Escenografía a cargo de Enric Planas
Vestuario por Iztok Hrga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.