Crítica de 'Qui té por a la Virginia Woolf?' - Masteatro
Virginia Woolf

Crítica de ‘Qui té por a la Virginia Woolf?’

Virginia Woolf

En Barcelona se respira cierta violencia en el ambiente. La gente por las calles, en sus casas, está furiosa, enfadada. Parejas, matrimonios, todos discuten, se miran con recelo y se echan reproches de pura maldad, con dardos en la lengua. En Barcelona, las relaciones se han vuelto más crudas, irracionales y hasta surrealistas: hombre y mujer conviven al filo de la navaja y los roles familiares tradicionales están a punto de desmoronarse. En la ciudad, se ha afincado Edward Albee, el gran dramaturgo norte-americano, para inyectar a la programación del Romea una dosis de drama, mala leche y de amargas miserias humanas. En el Lliure concluyen ya los miedos que atenazan la familia de Un frágil equilibri; en el Romea aún se mantienen en pie los luchadores Martha y George, tomándose sus copas de hiel en Qui té por a la Virginia Wolf?

Este teatro representa un clásico del teatro norteamericano del siglo XX bajo la batuta del director Daniel Veronese y con un reparto excelente, Emma Vilarassau, Pere Arquillué, Mireia Aixalà i Ivan Benet. Veronese ha logrado encarar actores con personajes, dejarles desnudos de las referencias a cualquier otro montaje teatral o cinematográfico, para que descubran la esencia de los personajes a través del texto y entender su evolución y sus cambios de humor. Los actores se han mimetizado con sus personajes siguiendo las indicaciones de este gran director de actores que dicen que es Veronese, que sabe marcar muy bien el ritmo, apuntando los golpes de efecto del texto.

La historia nos habla de George y Martha quienes invitan a tomar una copa una joven pareja, después de una cena en casa del padre de Martha, rector dela Universidaddonde George enseña clases de historia. Pero Nick y Money desearan no haber venido cuando vena que des de un buen principio se ven en medio de un juego macabro de humillaciones entre George y Martha. Y aún se lamentarán más cuando sean utilizados para el juego a través de la seducción y la afrenta directa para descubrirse como un hombre ambicioso y una mujer enferma y miedosa. Pero no se dejen engañar, Nick y Honey son solo dos peones en el tablero de despellejos rutinarios del matrimonio anfitrión. Pero esta noche Martha ha ido demasiado lejos y su marido tendrá que actuar en consecuencia. Así, a mitad de la noche se declaran la guerra total. Es la hora de contar las verdades, de recordar porque han llegado a este punto, de contarles a sus invitados que es lo que les hace ser tan crueles el uno con el otro. O no, porque en este juego salvaje, ¿que es verdad y que es fantasía?

Sea como sea, George se ha puesto la sotana, ha cogido su Biblia y, latín mediante, empieza el exorcismo sobre Martha para sacar los demonios que tiene dentro esta mujer de memoria maltrecha y obtusa.

Y al final todo termina. Los aplausos truenan y los actores saludan. Pero la pregunta aún resuena en nuestras cabezas, ¿Quién teme a Virginia Wolf, Virginia Wolf, Virginia Wolf? Seguro que el elenco no. No tienen miedo a este drama, pues sobretodo Arquillué (bailando por el salón al ritmo de los golpes del texto) y Vilarassau (otro personaje de carácter, seductora, desatada o desamparada) superan el reto de ser cada noche estos personajes tan desquiciados.

Sin duda, Julio Manrique ha acertado en su primer año como director artístico del Romea al programar esta obra con este director y estos actores. Memorable!     

Ficha técnica:

Qui té por a la Virginia Woolf? d’Edward Albee.
Dirigida por Daniel Veronese.
Interpretada por Emma Vilarassau, Pere Arquillué, Mireia Aixalà i Ivan Benet.
Escenografía por Sebastià Brossa.
Traducido por Josep Maria Pou.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *