Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'Un trozo invisible de este mundo' - Masteatro

Crítica de ‘Un trozo invisible de este mundo’

Un trozo invisible de este mundo afortunadamente se ha dejado ver en cada rincón de nuestro país (desde fines del 2012 que se estrenase en Madrid). Gracias a Gonzalo Ubani llega a Gran Canaria, donde hacía falta escuchar las voces de tantos inmigrantes de aquí y de allá -que han querido quedasen mudas-,y que salen a escena a través del cuerpo, la voz y la interpretación de los maravillosos actores Juan Diego Botto y Astrid Jones. Esta obra nace de una necesidad de su autor (Botto) por plasmar la realidad de miles de personas que llegan a España sin papeles; y la gran crueldad humana que ejercen unos hacia sus semejantes-hermanos (como pudo ser un ejemplo claro, lo ocurrido con los 30.000 ciudadanos desaparecidos durante la dictadura militar argentina).

No es una obra moralista, es una obra que descompone distintos elementos tras su paso por un mismo prisma: qué opina el hombre español encargado de  deportar a los ilegales del país,  cómo vive su situación un inmigrante argentino que lleva 6 años en España, las historias de una inmigrante sin papeles africana, el testimonio de uno de los presos torturados impunemente durante la dictadura argentina, el exilio,…

Sergio Peris-Mencheta ha tenido la responsabilidad de dirigir artísticamente esta pieza y darle el valor que merece en el panorama teatral español. Todo lo que se diga es poco cuando tienes delante una pieza de este calibre, de esta densidad; con el esfuerzo intelectual y estético que lleva detrás y con una temática tan necesaria para mover consciencias.

Sinceramente me he quedado sin palabras. Me he visto y he visto a tantas personas amigas reflejadas en las escenas representadas, en las palabras dichas y en las palabras no dichas (por ejemplo, cuando tienes un teléfono delante y la persona queridas a miles de kilómetros), que sólo he podido llorar. Llorar y  recodar lo que es el desarraigo, el sufrimiento de mis amigos, el dolor de la repatriación, la sensación de contacto con el suelo al caer porque un semejante te puso la zancadilla, tantas suplicas acalladas por las autoridades, tanto muertos sin causa, tantos seres humanos para los cuales su vida consiste en robarles horas a la muerte o recordar las veces que hemos deseado ser perros, sí, el animal, para que nos tratasen con un poco de cariño y no nos mirasen por nuestro físico, nuestro acento o lo que se piensa que es nuestra idiosincrasia por pertenecer a un país determinado distinto al actual.

El presente es lo único que cuenta, el hoy, ésta es una gran verdad. Y Un trozo invisible de este mundo lanza en voz alta y de manera visible el mensaje de que ‘¡nuestro hoy cuenta!’, de que debemos pelear nuestro presente y de que no vamos a permitir que nadie nos diga que no cuenta. Tenemos un nombre y un lugar en el mundo.

Gracias al talento humano de Juan Diego Botto, gracias a la deliciosa Astrid Jones, gracias a Sergio, al equipo de diseño escénico por hacer este marco tan apropiado y a todas las personas involucradas directa o indirectamente en este proyecto porque es una OBRA NECESARIA, una obra que da sentido al hecho de miles de personas a lo largo y ancho del planeta Tierra nos dediquemos al TEATRO. Gracias, porque me habéis devuelto la esperanza de que es posible hacer una obra artística que tenga gran alcance, con una temática enraizada en la vida real presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *