Crítica de 'T’estimo, ets perfecte, ja et canviaré' - Masteatro

Crítica de ‘T’estimo, ets perfecte, ja et canviaré’

T’estimo,-ets-perfecte,-ja-et-canviaré

 

Ha vuelto a la cartelera catalana un musical surgido del Off-Broadway en el ’96 y que logró aguantar en la cartelera once años interrumpidos. T’estimo, ets perfecte, ja et canviaré ja tuvo su momento de gloria en el 2000 y el 2001 pasando hasta por cuatro teatros. Ahora Elisenda Roca, periodista y des de hace unos pocos años directora teatral, ha recogido el mismo texto escrito por Joe DiPietro y compuesto por Jimmy Roberts y lo está mostrando en el Poliorama.

La obra no tiene un argumento, una historia que se desarrolla a lo largo de las casi dos horas que dura. Este musical es un compendio de gags rematados con canciones y pocas coreografías. El tema de los gags es el rico e inagotable mundo de la pareja. Pero no nos engañemos, hacer una obra de gags sobre la guerra de sexos en sus múltiples etapas no es original ni rompedor. Pero si popular. Y si las pequeñas escenas están escritas con mordiente, bien afiladas y están interpretadas con la comicidad necesaria, el éxito está asegurado. En lo que se refiere a las canciones no encontramos ningún himno, pero si piezas divertidas que abarcan distintos estilos: el jazz, el foxtrot, el rock, el gospel, el swing o el country.

Lo bueno de esta sucesión de gags es que el ritmo es progresivo, no decae y logra mantener la atención en prácticamente todas las historietas que cuentan. Primero las citas, luego las mentidas entre hombre y mujer, más tarde los padres, el matrimonio con hijos, la rutina del amor, entre muchos otros retratos de la guerra de sexos, finalizando por el reencuentro del amor en la vejez. Del principio al final, del primer amor al último.

El tono general de los gags es cómico, algunos más benevolentes otros cargados de mala leche con unos personajes entre ridículos, patéticos, pero muy cercanos. Hay un par de escenas que destacan por rebajar el humor, en que se acercan más a la ternura. En la primera, una pareja asumida en la rutina, tomado el café y el marido cantándole una preciosa y sentida canción sobre el amor que aún siente por ella. En la segunda, ja al final de la obra, dos ancianos se encuentran en un velatorio y se reconocen por haber asistido ya a distintos entierros. Él, encantador, le propone una cita y ella termina aceptando a pesar de su vejez. El amor entre ancianos si es tratado con ternura y un punto de originalidad siempre funciona. Una historia deliciosa

Los intérpretes son Mercé Martínez, Frank Capdet, Muntsa Rius i Jordi Vidal. Los cuatro sudan sus interpretaciones, con constantes cambios de vestuario, algún juego de sillas, sofás y otros pocos elementos escenográficos y buena química entre las distintas parejas que se van formando en los gags. El cuarteto interpreta sus canciones con grandes voces. Todos son reputados actores de musicales, y todos tienen sus momentos para lucirse. Si bien es de justicia remarcar el trabajo vocal y de interpretación de Muntsa Rius, la más cómica de todas, una mujer que saca su lado más gamberro e infantil como demuestra en la genial escena del vídeo de presentación para un chat de citas.

Una obra como esta no necesita a priori de una gran escenografía, ni de unas interpretaciones sobre el texto muy variables. Pero Roca sabe actualizar estas historietas mediante algunos elementos que enriquecen el texto. Así pues en prácticamente todos los gags se contempla un móvil, un Iphone en escena, remarcando el uso de este instrumento de comunicación primordial para las relaciones entre hombre y mujer. Además Roca se ayuda con las proyecciones de la dibujante Paula Bonet, unas acuarelas que ayudan a reforzar la textura de algunas de las escenas.

Roca comparte protagonismo en este montaje con Andreu Gallén, el director musical. Gallén es otro talento que año tras año va creciendo y dirigiendo nuevos musicales. Si el año pasado triumfó con la multipremiada  La Vampira del Raval, este año logra superar el reto de T’estimo, ets perfecte, ja et canviaré. Gallén se sienta al piano para marcar el ritmo y la melodía de todas las canciones y solamente va acompañado por el violinista Víctor Pérez. Los dos siempre presentes en escena hasta juegan un par de veces con los actores. Con ellos dos se bastan, aunque uno piensa en como debería quedar este espectáculo con un poco más de orquestra, es decir con un poco o bastante más dinero. Pero se a en la pobreza o en la riqueza, este musical no perderá su vigencia y Elisenda Roca y todo el equipo artístico ha sabido darle el empaque más bonito y lujoso posible. Con estos intérpretes y estas voces es de justicia que la platea se llene todos los días.

T’estimo, ets perfecte, ja et canviaré  de Joe DiPietro y Jimmy Roberts.
Dirigido por Elisenda Roca.
Intrepretada por Muntsa Rius, Jordi Vidal, Mercè Martínez y Frank Capdet.
Dirección musical por Andreu Gallén.
Musical de gags sobre el mundo de la pareja.
Hasta el 28 de abril en el Teatre Poliorama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *