Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'Ruddigore O La Nissaga Maleïda' - Masteatro
Crítica de 'Ruddigore O La Nissaga Maleïda', obra que se está representando en Barcelona.

Crítica de ‘Ruddigore O La Nissaga Maleïda’

Ruddigore-O-La-Nissaga-Maleïda

No parece ser que este año sea el de las grandes producciones musicales, pero aún así la música no cesa. Des de este portal hemos recomendado distintos espectáculos musicales que han conquistado los grandes y pequeños teatros con distintas propuestas des de la majestuosa Los Miserables hasta la más pequeña República Bananera. Pues tiene la pinta de que en la ciudad condal nos tengamos que conformar este año con estos musicales de pequeño formato. Que así sea, pues en estas compañías salen cosas realmente creativas, se descubren nuevas voces, y aunque con menos presupuesto el resultado puede llegar a ser más brillante que en muchas superproducciones al uso. Y como des de aquí defendemos la creatividad al cien por cien, está muy bien que gente como Egos Teatre sigan ofreciendo sus mejores propuestas como el año pasado hicieron con El crim de Lord Arthur Saville. Esta pequeña compañía se creó el 2005 con alumnos del Institut del Teatre y en el 2007 recogieron ya las mieles del éxito con Ruddigore o la Nissaga maleïda. Ahora reponen este musical en el Club Capitol.

Ruddiogre es una opereta basada en Ruddigore  or  the witch´s  curse de William Schwenck Gilbert  (1836 – 1911)  y  Arthur Sullivan (1842-1900). Por aquel entonces la acogida en la fría y moralista sociedad británica fue mala por sui temática escabrosa, pero la música sí que gustó y permaneció. Egos Teatre ha recuperado el espíritu de esta opereta recrudeciéndola aún más, haciéndola aún más oscura, emparentándola directamente con un cuento gótico, donde los vivos están medio muertos y los muertos medio vivos. La historia nos cuenta que en el pueblo de Ruddigore, la nissaga de los barones está maldita por una brujas y todos los que heredan el título se ven obligados a cumplir un asesinato al día si no quieren morir ellos en terrible agonía. Así en el pueblo está Rose, una chica de buen ver, demasiado tímida quien su tía adoptiva intenta casar para sacársela de encima. Y por allí pulula un tal Robin. los dos se gustan, pero son demasiado parados para hacer nada. Además el hombre oculta un secreto, en realidad es el hermano del barón de Ruddigore que se dio por muerto por no tener que cumplir la maldición. Pero la aparición de un antiguo amigo desenredará las cosas a base de canciones ligeras con buen ritmo y interpretadas con buenas voces como la de la soprano Anna Alborch.

Pero lo que llama más la atención de este musical no son precisamente sus canciones, todas ellas correctas, pero ninguna por encima de las otras, sino el tratamiento de los personajes, la interpretación de clown de cada uno. Este espectáculo juega con ruidos, voces y con la pantomima, los gestos , las caras y los gags visuales que le dan un ritmo y un humor muy marcado a esta adaptación. El humor negro parece ser un sello identificativo en esta joven compañía. Y también el arte del clown. Cada personaje tiene sus extravagancias y son llevados al límite en la interpretación, así la loca Margaret (Maria Santallúsia) se luce con sus muecas al contar su historia o el personaje de Richard (Albert Mora), puro lujuria, que provoca la risa con sus movimientos pélvicos, sus caras y sus ruiditos. Y luego están los postizos, esos bigotes, esas narices o hasta esos marcos de cuadro con los cuales multiplican sus opciones de hacer el payaso.

Por último remarcar lo que ya han remarcado otros antes, el maquillaje, la peluquería y el estilismo. Ruddigore ha ganado distintos premios en las categorías de maquillaje, vestuario y peluquería no en vano. Primero el maquillaje y la peluquería de Sònia Montañà dotan a los personajes de este look gótico, de medio muertos con caras blancas y rasgos angulados, o con peinados cardados, pelos de punta o simplemente enmarañados. Además cada personaje se disfraza a su manera con corpiños, pantalones de pitillo y sobretodo negro mucho negro.

Así Ruddigore resulta ser un entretenimiento original, un espectáculo low cost pues con seis sillas una alfombra y unos cuantos elementos más logra montar un escenario que parece desnudo pero que los actores llenan jugando al payaso negro, al payaso de la muerte.

Ruddigore O La Nissaga Maleïda de Egos Teatre basado en la opereta de Gilbert & Sullivan.
Dirigido por Joan Maria Segura i Bernarda
Dirección musical a cargo de Francesc Mora y Albert Mora
Interpretada por Anna Alborch, Lali Camps, Rubén Montañà, Albert Mora, Maria Santallúsia y Toni Sans.
En el Club Capitol hasta el 4 de noviembre.
Musical gótico de humor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *