Crítica de Por un infierno con fronteras
mg_8784

Crítica de «Por un infierno con fronteras»

“Hay ciertas experiencias y estados del alma que se vuelven indescriptibles a causa de la ausencia de oyentes. Recurrimos a la terapia porque somos incapaces de hablar, recurrimos a la escritura o al suicidio por lo mismo. Raramente alguna de las tres cosas funciona.” Denise Despeyroux (autora de la obra)

Ciertamente acudir a “La casa de la portera” siempre es una gratificante “experiencia-encuentro” con el más puro y sencillo arte que pueda haber, que es ver y sentir de cerca, o muy de cerca, la representación de sentimientos universales experimentados por otros pero, sin esa barrera creada para tal que son las tablas. Es decir, todo pasa a tu lado como si la protagonista fuera tu madre, amiga, vecino o hermano, y lo percibes y sientes, como si pasara en tu cotidianidad más absoluta. A esto se le llama teatro de proximidad, y aunque ya todo está inventado señores, hay que decir que “La casa de la porte” (conocida así dentro del ámbito teatral madrileño) ha revolucionado éste género dando nuevos matices a lo ya existente.

En ésta ocasión la escritora y directora Denise Despeyroux nos presenta dentro de ésta especial localización, una obra  donde los límites de la vida y la muerte se confunden, y los diferentes estadios se entremezclan haciendo reflexionar al público sobre el más allá y el más acá, o sobre el más acá y el más allá, claro, según cuál sea el estadio en el que se encuentre cada uno, e hila la historia con aquella famosa frase de “hay más fuera que dentro”. Así que magistralmente encontraremos unidos a una psicóloga argentina que para ser terapeuta debería ser ella tratada, una paciente “in extremis” pero que ya pasó al otro lado de nuestra realidad, o sea a mejor vida, o no, porque la Iglesia Católica les ha quitado el “limbo” y quiere conseguir uno digno y de calidad; y un pez, obsesión de la terapeuta y que tendrá que ver mucho con el desenlace de la historia. Risas aseguradas en ésta aparentemente absurda historia en la todo irá encontrando su lugar.

Buen tándem de actrices forman Sara torres (terapeuta) y Carmela Lloret (paciente), que nos harán pasar un muy buen rato entre los vivos y los muertos …¡de risa!  y donde el público, será uno más dentro del relato y con una misión muy clara que desempeñar. Sólo les digo que un servidor salió ayer de la obra y hoy ha escrito al mismísimo Papa Francisco, argentino y sindicalista, el cuál tiene mucho que ver y opinar en esta historia. No digo más…

Y recuerden que…el espectáculo siempre debe continuar.

¡Arriba el telón!

 

La casa de la portera. Viernes 13, 20,27 septiembre.

Actrices: Sara Torres, Carmela Lloret.

Dirección: Denise Despeyroux.

1 comment

  1. Pingback: FANTÁSTICAS CRÍTICAS de “POR UN INFIERNO CON FRONTERAS” de Denise Despeyroux y “SECUNDARIO” de Antonio Velasco. « La CASA de la PORTERA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *