Crítica de 'Perséfone' - Masteatro
Perséfone

Crítica de ‘Perséfone’

Perséfone

En la mitología griega, Perséfone es la reina del inframundo, correspondiendo a nuestro “más allá”, a ese lugar donde van las almas tras el paso por el mundo de los vivos.

El montaje de Els Comediants sin embargo no pretende reflejar sólo el mito de Perséfone, sino un viaje musical por todas las etapas de la existencia del ser humano y qué hay más allá, donde nuestro destino está en manos de la diosa del inframundo.

El espectáculo está repleto de ironía y surrealismo tratando un tema tan serio y dramático como la muerte con un ácido sentido del humor y un aire festivo muy característico de Els Comediants.

La obra está dividida en tres partes diferenciadas: la primera habla sobre el mito de Perséfone, la segunda sobre la muerte desde el punto de visto humano y la tercera sobre el más allá y todas las leyendas que lo rodean.

Perséfone irá marcando las etapas con sus actitudes y su vestuario: podremos verla como una inocente doncella, como una pícara maestra de ceremonias o como la terrible dama de la muerte.

El coro, formado por cuatro actores, irán desarrollando los números musicales jugando con disfraces, máscaras, ataúdes y diferentes complementos, a veces muy gráficos y a veces muy sutiles.

La moraleja de este montaje es que, dado que sabemos cómo acabamos, lo mejor es disfrutar de la vida lo máximo posible.

Con una cuidada escenografía, juegan con imágenes proyectadas en el escenario y paneles móviles. Todo el montaje tiene música en directo aumentando los momentos de tensión así como los más surrealistas.

El elenco de actores, encabezado por Angels Goyalons en el papel de Perséfone, hace un excelente trabajo interpretativo, demostrando ser profesionales con cualidades tanto para la canción, como para el baile, incluso en algún momento podemos disfrutar de elementos circenses.

Podemos decir que la obra está bien sin temor a equivocarnos, aunque puede resultar demasiado histriónica y sorprender y provocar al espectador que mira con pudor algo tan aparentemente serio como la muerte.

Quizá sea un espectáculo difícil de asimilar para todos aquellos espectadores que vayan al teatro con prejuicios, tanto sobre la forma como sobre el contenido, del concepto de lo que es una obra de teatro. Probablemente no sea un espectáculo apto para todos los públicos.

Al ser un espectáculo básicamente musical, puede pecar de hacerse largo debido a los numerosos cortes entre las piezas.

La compañía Els Comediants, que cumplen este año su cuarenta aniversario sobre los escenarios, no nos deja indiferentes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *