Mi vida gira alrededor de 500 metros

Crítica de ‘mi vida gira alrededor de 500 metros’

Un texto de la dramaturga Inmaculada Alvear, “Mi vida gira alrededor de 500 metros”, cuenta la historia de una realidad, por desgracia,  frecuente. Una familia marcada por la violencia de género. Una madre y una hija que viven y sufren de manera diferente, los humillaciones de  un marido maltratador.

Como indica el  título de la obra, 500 metros es  la distancia de separación que los jueces han impuesto a Antonio con respecto a su mujer e hija. Esta distancia es precisamente la que marca la vida de la pequeña María, el colegio, el bar, el metro y lo más importante de todo, su padre.

La compañía canaria 2RC Teatro ha puesto en pie este montaje a cargo de la dirección de Rafael Rodríguez Cabrera. Demuestra una vez más en su amplia y dilatada carrera como director que es capaz de construir una  historia que consigue calar en lo más profundo del alma de los espectadores.

El director apostó por intercambiar los papeles designando los personajes femeninos a actores y el masculino a una actriz dándole así un giro a la obra. Lo desarrolla de una manera muy natural e increíblemente, en ningún momento al público le choca este acontecimiento, todo lo contrario, desde la primera frase del espectáculo, los actores consiguen hacer que el público entre fácilmente en su juego.

Los personajes de “Mi vida gira alrededor de 500 metros,” se muestran ante esta historia con perspectivas totalmente diferentes. Chiqui,  madre y esposa de la familia, es interpretada por el actor Rubén Darío,  es claramente a una victima incapaz de enfrentarse a su marido. Antonio, quizá sea el personaje más complicado de construir, la actriz Guacimara Correa encarna este personaje, un hombre de su casa y de costumbres antiguas que ama a su hija y por supuesto a su mujer. No solo nos muestra su parte irracional, sino que también sus debilidades. Un hombre que a pesar de estar enamorado de ella no puede remediar humillarla. Guacimara consigue que la audiencia vea la parte humana de Antonio, que no solo lo veamos como un monstruo, y esto hace que el personaje crezca en grandes dimensiones. Mingo Ávila interpreta a María,  la hija del matrimonio. La obra está narrada bajo su perspectiva, su manera ingenua de entender los problemas.

Un elenco de actores espléndidos que hacen sentir, amar, odiar…”Mi vida gira alrededor de 500 metros” hizo suspirar  y reflexionar a todo el teatro, y por supuesto, esperamos que siga haciéndolo igual de bien.

 

Autora: Inmaculada Alvear

Dirección: Rafael Rodríguez

Actores:

Antonio: Guacimara Correa

Chiqui: Rubén Darío

María: Mingo Ávila

1 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *