Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de M.A.R.I.L.U.L.A. - Masteatro

Crítica de M.A.R.I.L.U.L.A.

Lena Kitsopoulou escribió M.A.R.I.L.U.L.A. hace muy poco, producto del desencanto vital que sumió la sociedad griega en el estallido de la crisis y del conflicto social en su tierra. Dicen que el detonante fue la noticia de un hombre que se suicidó por negarse a perder la dignidad y terminar comiendo de la basura. En su relato, la autora narra en forma de monólogo el desencanto que sufre una mujer cercana a los ’40 con una vida aparentemente solucionada sin muchos problemas personales ni económicos ni sociales. Pero siente que su existencia le pesa, carece de sentido. Sufre una depresión sin motivo, algo que está interno en ella, un tedio vital con el que no puede lidiar.

Esta historia, fácil y simple, es universal y actual. Cualquier país (mejor uno mediterráneo, que siente y ve la cara más fea de la crisis) puede adaptar este texto a su situación actual, y puede coger sus detalles más autóctonos y vestirlos a su gusto. Y así lo han adaptado Josep Maria Mestres, el director, con la ayuda del imprescindible Joan Sellent en la traducción y la versatilidad y vis cómica de la ejecutora del monólogo, Mónica Glaenzel. Se representa en La Seca- Espai Brossa.

Esta mujer está en el salón de su casa en una silla delante una simple mesa, con un ordenador portátil. Detrás un espejo que sigue los movimientos de la mujer. Y empieza a desgranar su existencia a través de los recuerdos y de unas reflexiones irónicas, cargadas de mala leche y que dibujan un mapa neurótico de la protagonista al borde de la depresión. Pero aún así la vitalidad y la fuerza con que denuncia su abulia logran contagiar al público de un falso optimismo. Y todo termina desembocando a un final irremediable. Pero ni aún así, la pobre protagonista puede librarse de su mal. En el transcurso del monólogo le da por arrancarse a cantar con ganas estos éxitos que le han seguido de por vida y que son vistos por todos como cantos a la esperanza, des del I Want to Break Free de Queen hasta el «Libre» de Nino Bravo. Estas canciones la intentan liberar, pero ella está determinada a dejarse llevar por este spleen del siglo XXI, el desencanto que viene al descubrir que su vida nunca será como la había soñado.

Así es este monólogo. Un monólogo fácil y entendedor. Y pesado y reiterativo. Es un riesgo que corren. Comprendo cierto entusiasmo de público y crítica, pero no lo comparto. A los diez minutos de la función ya me han expuesto todo el problema y veo claramente el perfil del personaje. Pero de allí prácticamente no nos movemos, siendo una constante retahíla de quejas irónicas y auto paródicas que versan siempre de lo mismo. Y vaya, teniendo en cuenta la génesis del texto no hubiese estado de más un poco de movimiento, de cambio de tono, una evolución del personaje, un cambio de giro. Y si que lo hay en el final, pero se queda en un truco efectista (eso sí muy buen truco el del espejo) que deriva en un chiste estúpido, surrealista y sin sentido. ¿Cómo la vida (y la muerte) misma a lo mejor?

Cabe recomendar el espectáculo al menos para redescubrir el talento de Mónica Glaenzel como cómica. Sin ser tan bobalicona como otros personajes que ha hecho (en Plats Bruts por encima de todos), bascula perfectamente entre la auto parodia descarnada al enfado y la tristeza. Y se gusta aún más en sus números musicales como si estuviera en el karaoke. Ella salva un personaje que en el fondo lo que hace es repetirse como un loro. Esto es el drama de una depresiva al borde del abismo abordado cómicamente pero sin un conflicto que haga evolucionar el personaje. Y esto a mi me aburre.

M.A.R.I.L.U.L.A. de Lena Kitsopoulou.

Dirigida por Josep Maria Mestres.

Con Mónica Glaenzel.

Comedia dramática sobre el vacío existencial.

Hasta el 12 de octubre en La Seca- Espai Brossa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.