Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'Lulú' - Masteatro
Lulú

Crítica de ‘Lulú’

Lulú

El Teatre Gaudí de Barcelona (TGB) repone el espectáculo de danza-teatro Lulú, pieza basada en el personaje creado por el dramaturgo alemán Wedeking y que recrea los instintos de seducción, sexualidad y deseo.

Llevado a escena por Toni Vives, esta obra recrea la eterna lucha entre el bien y el mal simbolizada por dos  parejas de personajes: los puros, vestidos de blanco, y los oscuros, vestidos de negro. El espectáculo empieza con la recreación amorosa de los personajes vestidos de blanco, movimientos limpios, tranquilos y bellos que recrean un momento de paz y belleza visual. Sin embargo, el hombre vestido de blanco ya tiene, desde el principio, un atributo que desentona con su pureza: un deseo irrefrenable, un deseo más propio de un animal que de un hombre. El modo en el que come un plato de nata o de leche condensada, provoca una sensación de asco y repulsión al espectador. Una idea brillante para presentar la corrupción que este personaje ya tiene in situ.

La aparición en escena de Lulú hace que la armonía reinante en el escenario se vea quebrada y movimientos más bruscos, más sexuales y violentos se apoderan del ambiente. Presenciamos una espectacular lucha bailada que pretende frenar la tentación que el hombre puro siente por Lulú, un momento magistral y repleto de intensidad que logra poner los pelos de punta al público de la grada. Después vine el deseo, la corrupción de ambos personajes puros y un final trágico.

A lo largo del espectáculo presenciamos varios momentos sexuales e intensos, muy rompedores y que logran recrear esa parte tan salvaje y natural del ser humano sin caer en la obscenidad. Imágenes sexuales bailadas con movimientos limpios y acompañados por una exquisita selección musical que es capaz de incrementar la pasión y el deseo que se escenifica en escena.

Sin embargo, hay algunos aspectos de la obra que se deberían mejorar o perfilar. Hay algunas piezas coreográficas que se hacen repetitivas y largas, no aportan nada a la evolución de la obra y su extensión hace que el espectador pueda perder un poco el interés. También, la interpretación de Toni Luque a veces es sobreactuada, su gesticulación facial es demasiado notoria y hace que sus movimientos corporales queden en un segundo plano. Además, la aparición espontánea de Roberto G. Alonso, el otro personaje que forma parte de ese mundo oscuro, tiene poca profundidad; el espectador no entiende muy bien la función de ese personaje en la obra ni su personalidad.

En términos generales, Lulú de la compañía Roberto G. Alonso es una obra que trata sobre la sensualidad, el deseo y la muerte mediante el lenguaje de la danza y el lenguaje de la sexualidad. El espectador se estremece en su butaca al presenciar los exquisitos movimientos, la energía y la buena interpretación que los actores y bailarines suben a escena. Una obra novedosa, original e intensa que logra seducir a todos y cada uno de los asistentes.

Lulú
Teatre Gaudí de Barcelona
Del 10 de agosto al 30 de septiembre

Coreografía y Direción: Roberto G. Alonso
Dirección escénica: Toni Vives
Intérpretes: Cristina Martí, Toni Luque, Beatriz Torralvo y Roberto G. Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *