Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de L'efecte - Masteatro

Crítica de L’efecte

Sixto Paz se atreve esta vez con uno de los textos más laureados de la escena británica en los últimos años, L’efecte de Lucy Prebble, quien logró el Critics Circle Awards a  la mejor obra de debut en el 2013. El olfato de la compañía detecta aquellas obras que indagan en las relaciones humanas a través del amor. Ya lo hicieron con su más celebrado éxito, Pulmons y anteriormente con Si existeix, encara no ho he trobat, que igual que esta nueva propuesta se representaron en la Sala Beckett. Ahora se implican en un texto que disecciona y analiza las causas del amor a través de una historia donde una pareja se encuentra y se enamoran, y otra se reencuentra y trata de entender las causas de su separación. Una dramedia de espejos deformados.

En una clínica dos voluntarios se someten a una serie de pruebas farmacológicas como conejillos de indias. Un equipo, encabezado por el Dr. Tom y con la supervisión directa de la Dra. James prueban un nuevo fármaco antidepresivo. Estos dos voluntarios que no se conocen entre ellos, se someterán al análisis y la investigación de la evolución de sus síntomas físicos y psicológicos. La interrelación de Trsitán y Connie, los voluntarios, se hace cada vez más cercana e intensa a medida que van aumentando la dosis. Son efectos secundarios, la dopamina que hace estragos y les crea un estado de vitalidad y felicidad que les lleva a una atracción física y sentimental, vaya que se enamoran irracionalmente uno del otro. Pero durante todo el proceso nos presenta la duda de si lo que sienten es producto única y exclusivamente del  fármaco o bien puede haber un complemento natural, una atracción no inducida. Y mientras estos dos jóvenes viven su particular historia de amor, des de detrás son observados por los doctores. La doctora fue contratada por el doctor para este trabajo aún no siendo una especialista. Ya se conocían antes, de una relación fugaz cuya ruptura, a priori, le afectó más a ella. Así se mezclan en esta relación dos líneas que se entrelazan, dos análisis: el de los efectos de la medicina en la joven pareja y el de las causas de su separación y su actual reencuentro. Los dos científicos experimentan en jóvenes para encontrar las soluciones a los problemas que les afectan. Todas las respuestas están en el cerebro, pero, ¿serán capaces realmente de llegar a ellas, de entenderlas?

El texto de Lucy Prebble es lúcido, bien documentado y con una estructura dramática de manual. Sus personajes son «normales», se presentan en un rol muy marcado, el joven, seguro, despreocupado, un viva la vida; la chica, más apocada, estudiante de psicología, más convencional; la doctora, analítica fría, marcando la distancia científica necesaria. Pero la evolución de los acontecimientos, estimulados por los efectos de la medicina en unos y otros hace aflorar personalidades más complejas. Así se llegan a plantear unas relaciones entre los personajes que llegan a un giro interesante que refuerza la pregunta sobre la que trata el texto: ¿puede una pastilla provocar el amor? La lucha de unos y otros para demostrar o no la tesis desembocará en otro giro fatal cuyas consecuencias no esperadas darán la respuesta final de la autora a la pregunta. O no del todo.

La productora ha decidido esta vez encargar la dirección a Carol López, una experimentada y más que solvente directora que aquí sabe sacar petróleo de su elenco, dotando de escenas tiernas como la del baile y fijándose en los movimientos de sus personajes, como se aproximan unos a otros, graduando las relaciones al ritmo que marca el texto bajo las órdenes de la capitana están Pau Roca, seductor varonil, Nausicaa Bonnín, frágil, prudente, y curiosa por el experimento (buena elección de la autora, la de hacerla estudiante de psicología, pues la aproxima a la doctora James), Montse Germán, cuya doctora es el personaje más frágil de la obra con el que la actriz hace un buen trabajo y Paul Berrondo, siempre solvente, un fijo en las obras de Carol López.

L’efecte de Lucy Prebble.

Dirigida por Carol López.

Interpretada por Pau Roca, Nausicaa Bonnín, Montse Germán y Paul Berrondo.

Dramedia sobre las causas del amor.

Hasta el 8 de marzo en la Sala Beckett.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.