Crítica de ‘La vida por delante’ - Masteatro

Crítica de ‘La vida por delante’

Dirigida por Josep María Pou y adaptada de los textos originales de Romain Gary, ‘La vida por delante’ ha sido la obra que ha cautivado el corazón de la gran Concha Velasco, que demuestra sobre las tablas por qué es una de las actrices españolas más célebres de las últimas décadas.

Haciendo alarde de un dominio absoluto en el escenario, Concha se pone en la piel de Madame Rosa, una ex prostituta judía salida del campo de concentración polaco de Auschwitz, en el que debía cuidar a “hijos de puta”, como califica la propia protagonista en un momento de la obra. Pero a Madame Rosa aún le queda un niño a su cargo, Momo, con el que comparte un sexto piso en París. Momo, un joven de diecisiete años, está bajo los cuidados de la ex prostituta, que lo educa en la religión musulmana, tal y como le pidió su padre antes de dejárselo a su cargo. Gracias a esta convivencia, la obra desborda autentica ternura por todos sus poros, y se permite cambiar de un registro a otro con suma facilidad para tratar temas tan conflictivos como el racismo, la religión y, en la fase final, la eutanasia.

Al margen de la historia, ‘La vida por delante’ nos regala una interpretación magistral de todos los actores, en especial de Concha Velasco, que brilla sobremanera entre el reparto. Junto a ella cabe destacar el trabajo de un actor mucho más desconocido, el joven Rubén de  Eguia, que seguirá dando qué hablar en un futuro gracias interpretaciones como la que hace bajo la piel de Momo, un personaje difícil de interpretar y al que sabe extraer toda su esencia.

Una obra cien por cien recomendable, que sólo puede terminar como se merece el texto y la interpretación: con el público en pie y aplaudiendo durante bastantes minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *