Crítica de ‘La sonrisa etrusca’, con Héctor Alterio y Julieta Serrano - Masteatro

Crítica de ‘La sonrisa etrusca’, con Héctor Alterio y Julieta Serrano

Después de 25 años en las librerías, ‘La sonrisa etrusca’, la novela de José Luis Sampedro, se adapta al teatro para contarnos esta enternecedora historia desde otro punto de vista, aunque con un tono narrativo muy acorde con la obra del escritor catalán. José Carlos Plaza y Juan Pablo Heras –director y responsable de la adaptación, respectivamente–, han tenido que lidiar con la difícil tarea de llevar al teatro la obra de Sampedro, cuya cronología, repleta de flashbacks y saltos temporales, hace aún más difícil su puesta en escena. Quizá esta dificultad sea la responsable de un trabajo algo más conservador, con demasiados extractos en voz en off y una mayor responsabilidad sobre los actores.

Salvatore (Héctor Alterio), un viejo campesino y partisano calabrés, deja su tierra natal afligido por un cáncer para instalarse en la casa de su hijo en Milán, donde recibirá la asistencia médica necesaria para combatir su enfermedad. La personalidad tosca, desconfiada y machista de Salvatore chocará frontalmente contra el estilo de vida de la ciudad, un pulso que está a punto de perder hasta que encuentra el cariño de su nieto, Brunettino, cuyo descubrimiento cambiará radicalmente el curso de la historia.

Aquí comienza la cara más amable del texto, con monólogos cargados de sentimiento y una prosa mucho más poética. El anciano rudo del principio se convierte en un ser bondadoso, tierno, capaz de amar y de canalizar su afecto como no pudo hacerlo con su hijo. Podemos decir que el conocimiento de Brunettino le otorga una nueva perspectiva vital y un deseo irrefrenable de vivir, un sentimiento al que contribuye un tercer personaje, Hortensia (Julieta Serrano). Entre ellos brotará un romance tardío, basado en el cariño y en el entendimiento, un amor de otoño, apacible, muy cercano a la mera amistad.

Sobre Héctor Alterio y Julieta Serrano recaerá la responsabilidad de vertebrar la trama, ambos a muy buen nivel, si bien Alterio merece un reconocimiento mayor gracias a una actuación sobresaliente. Mucho más discreto es el resto del reparto, así como la escenografía, ya que aquí el texto tiene mucho más protagonismo que el entorno. El escenario se mantiene casi sin cambios, y sólo el uso de proyecciones nos sitúa en uno u otro contexto espacial.

4 comments

  1. Pingback: ‘La sonrisa estrusca’ viaja al Teatro Cuyás | Teatro

  2. Margarita Vigil Rubio

    A pesar de apreciar la interpretación de Hector Alterio y de Julieta Serrano, la obra de teatro me ha desilusionado mucho. Creo que ha sido una equivocación llevarla a escena porque pierde la fuerza y la ternura que tiene la novela.

    • A pesar de apreciar la inttprreeacif3n de Hector Alterio y de Julieta Serrano, la obra de teatro me ha desilusionado mucho. Creo que ha sido una equivocacif3n llevarla a escena porque pierde la fuerza y la ternura que tiene la novela.

  3. Santiago

    Aunque me gustó la puesta en escena comparto la opinión de que la novela tiene mucha más fuerza. En esta adaptación existen, además, demasiados momentos flojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *