Crítica de 'La maleta de los nervios' - Masteatro
La maleta de los nervios

Crítica de ‘La maleta de los nervios’

 La maleta de los nervios

Encontrando el Norte.

Decía Woody Allen que «la comedia es tragedia más tiempo», o sea que sólo cuando hay cierto distanciamiento de una realidad dolorosa nos podemos reír de ella.

La realidad dolorosa que las actrices de «La Maleta de los Nervios» retratan sobre el escenario es tan cercana, tan actual y tan reconocible que casi parece un milagro que consigan que el público ría desde el principio hasta el fin del espectáculo. Y lo hacen. Vaya que si lo hacen.

Esa realidad no es otra que la de tres mujeres en crisis a las que no les falta imaginación ni valor para sortear, como buenamente pueden, una situación económica adversa. Tres mujeres que hacen lo que las mujeres han hecho toda la vida. El trabajo silencioso que casi nunca se enseña ni se agradece lo suficiente: sacar adelante la casa y la familia.

El milagro de la risa ante situaciones tan duras como la depresión de Marisa o la presencia de la pedigüeña rumana, no viene del cielo sino del enorme talento de tres actrices geniales, de un texto brillante lleno de acidez firmado por Antonio Álamo -quien también las dirige- y unas letras de Ana López Segovia y «La chirigota de las niñas».

Las Chirigóticas (así se llama la formación) no podrían tener más salero, pero tampoco les falta sensibilidad para dibujar unos personajes tan cercanos y verosímiles, ni para -en un único momento del espectáculo- borrarnos la risa de un plumazo.

Ana López Segovia, Alejandra López y Teresa Quintero parten de la chirigota gaditana para hacernos viajar al sur, a ese sur interior donde todos estamos un poco malos de los nervios, y, guiados por ellas y sin parar de reír, así, sin darnos cuenta, vamos encontrando el norte de nuestra propia existencia.

 

1 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *