Crítica de 'La Géographie du Danger' - Masteatro
La Geographie du Danger

Crítica de ‘La Géographie du Danger’

La Geographie du Danger

Sevilla_Fest 22 octubre
Topo_TNT
Acontecimiento_La Géographie du Danger_ Cie. Hors Série
Por carlos herrera carmona

A pesar de contar con un amplio espacio escénico y una decena de focos sobre su cabeza, Hamid Ben Mahi prescinde de todo esto y se decanta, sabiamente, por una claustrofobia kafkiana y por una intimidad sobrecogedora para su denuncia, para su baile “clandestino“.

Como si de un animal asustado se tratase, deslizándose a modo de humo por el escenario, el bailarín nos sitúa contra las cuerdas en el delicado y frágil tema de las fronteras, y por ende, de las razas.

Nuestra ignorancia nos conduce a ser intolerantes, y nuestro rechazo empuja a seres, como el que este artista encarna, a arrinconarlos en un búnker de soledad y de desprecio. La rabia que cualquiera de estos seres es capaz de sentir, los conatos de suicidio y el hambre quedan reflejados tanto en sus movimientos como en las pausas asfixiantes donde se repliega y medita para forzarnos a que nosotros hagamos exactamente lo mismo.

El teatro ha de ser púlpito y espejo de lo que al Hombre le sigue pasando; de la mano de representaciones como ésta, estamos obligados a mirar hacia el lado menos apetecible de nuestra sociedad. Y un único hombre, aislado, Hamid Ben Mahi, con su cuerpo, con su mirada feroz y perenne a la audiencia desde el inicio de su geografía del peligro, arropado por la voz en off, literaria, poética y cruel -extractos de la novela de Hamid Skif-, elabora un tejido de danza y denuncia, de elegancia y salvajismo contenido que nos obliga, indudablemente, a detenernos y hacer balance.

A destacar, la iluminación que el mismo artista controla, y, cómo no -pues de eso se trata también-, su danza, ora tribal ora urbana, cuajada de la fierezza que nos propulsa más allá de su encerramiento.

Seamos tolerantes, ya que como apunta Hamid Skif a propósito de que nos podamos creer superiores, pone en boca de su personaje lo siguiente: “Cuidad los gusanos blancos de mi cadáver, pues se convertirán en mariposas algún día”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *