Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'La flauta mágica' - Masteatro

Crítica de ‘La flauta mágica’

la-flauta-magica

El arte de la música y el arte del teatro se dan la mano esta vez en La Seca- Espai Brossa. Des de este pequeño teatro del Born y durante casi un mes la luz podrá con la oscuridad de los tiempos que vivimos a través de una música y una historia universal compuesta por uno de lo compositores más geniales de la historia: Wolfgang Amadeus Mozart. La compañía Dei Furbi, experimentada en crear espectáculos musicales de calidad, se atreve ahora con su proyecto más ambicioso, la adaptación de La flauta mágica, con el subtítulo Variacions Dei Furbi. Es decir una versión reducida de la popular ópera del genio austríaco, cantada a capella y con una comicidad física basada en el clown, la máscara y la dansa.

Seis actores ataviados con unos monos blancos de plástico y unas máscaras antigas salen a escena. Empiezan a marcar un ritmo con la repetición de sílabas y a hacer un baile grotesco. Poco a poco se van desenmascarando. Es la Obertura de la ópera y en ella se apuntan ya algunos de los elementos que formaran parte de este espectáculo. Entramos en un mundo mágico, en una bonita historia de amor y superación y para ello los actores se despojan de sus trajes y sus protecciones que traen de un mundo oscuro y contaminado. Lo hacen con una  danza ridícula y unas pantomimas dando cuenta de que este grupo trabaja la acción dramática a través de la expresión corporal y la técnica de clown y máscara. Y a lo largo de los tres actos reducidos vemos con excelente técnica movimientos, bailes, alguna acrobacia y sobretodo mucho trabajo gestual que dan un tono mucho más cómico que la que a priori podría tener la ópera. Esa flauta la sudan. Y la cantan de maravilla. Así salen cantando la Obertura a capella, sustituyendo la orquestra mediante sus voces en un ejercicio vocal muy bien conjuntado.

El libreto escrito originalmente por Emanuel Schikaneder es reducido y adaptado por la misma directora Gemma Beltrán. El cometido no es sencillo pero consigue que no se pierda la linealidad de la historia sin dejar de seguir los personajes explicando aquello más importante y prescindiendo de ciertos personajes y pasajes. La adaptadora además  refuerza los momentos más cómicos con guiños a la actualidad e introduciendo algunos gags lingüísticos tontos pero que ligan de maravilla con el tono de humor blanco del montaje. Estos detalles ayudan a popularizar este texto, quitándole la pomposidad de la ópera y así aproximándolo más a la propuesta inicial de Mozart, pues hay que recordar que La flauta mágica fue un espectáculo creado y dirigido al pueblo.

El trabajo de los actores es fantástico empezando por el tenor Toni Vinyals quien interpreta a un Tamino atontado, un principito azul vanidoso y un punto afeminado con su tono de voz afectada. A su lado está Marc Pujol, el hombre-pájaro Papageno, el personaje más carismático de la obra y sobre el que descansa gran parte del trabajo cómico. Y sin duda, Pujol lo borda. Sabe darle el tono canalla necesario (su doble juego sexual es un recurso muy bien explotado del texto al gesto) y sin duda es el que más y mejor trabaja el clown. En el apartado femenino está la soprano Anna Herebia quien principalmente se encarga de dar cuerpo y voz a la delicada Pamina, la princesa a rescatar. Y sobretodo está Joana Estebanell, una poderosa soprano que ya oímos el pasado verano en Follies de Mario Gas. Esta es la encargada de representar con autoridad a la Reina de la Noche encargada de dar uno de los dos de pecho más icónicos de la ópera. Además también tiene (y tenemos) la fortuna de ser Papagena. Estebanell impone su presencia vocal por encima de las otras. Si su trabajo se refina aún más seguro que Estebanell podrá alcanzar cuotas más altas dentro del mundo de los musicales y la ópera. Finalmente están Robert González y Marc Vilavella, dos fijos en la compañía que también se emplean físicamente a fondo para dar el gesto y la voz adecuada para sus personajes, los malos de la función.

La dirección de Gemma Beltrán es meticulosa buscando el detalle del gesto, el refuerzo en la broma, un festival de comedia basado en la máxima expresión y en el canto a capella bajo la dirección musical de David Costa y unos arreglos de lujo de Paco Viciana, hombre curtido en distintas óperas y espectáculos musicales.

El escenario está prácticamente desnudo. Solamente una especie de archivador falso que se abre en seis puertas y que da mucho juego escénico y una cortina con la cual juegan a darle distintas formas, des de la prisión de Tamino y Papageno hasta un túnel. Mínima escenografía, máximas posibilidades. Y el resto lo hace el gesto y el movimiento.

Otra semana más debemos decir que da gusto ver la variedad de propuestas musicales de grupos más independientes, más chicos, pero que son grandes en sus montajes, en sus actuaciones y en sus canciones. Además La flauta mágica. Variacions Dei Furbi tiene a su favor una historia deliciosa y universal adaptada con originalidad, riesgo y mucha gracia. Una función para acercarse más a la luz que emana el arte de la música.

 

La flauta mágica. Variacions Dei Furbi, versión libre de la ópera de Mozart.
Dirigida por Gemma Beltrán
Dirección musical por David Costa.
Interpretada por Toni Vinyals, Joana Estebanell, Marc Pujol, Robert Gonzàlez, Anna Herebia i Marc Vilavella.
Musical cómico popular.
Hasta el 7 de abril en La Seca- Espai Brossa.     

1 comment

  1. Pingback: La flauta mágica de Dei Furbi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *