Crítica de 'Glorius, la peor cantante del mundo' - Masteatro

Crítica de ‘Glorius, la peor cantante del mundo’

La compañía Yllana trae a la escena española ‘Glorius, la peor cantante del mundo’, una comedia escrita por Peter Quilter y estrenada en Londres en el año 2005. Una artista sin talento, Florence Foster Jenkins, pero con grandes posibilidades de promoción gracias a la profesión y al dinero de su padre, consigue hacer realidad su sueño: cantar en el Carnegie Hall y llenar el patio de butacas con espectadores curiosos. Pero como era de esperar -el título lo deja bien a las claras- Florence no es capaz de entonar ni una sola nota. Esta difícil misión recae sobre la actriz Llum Barrera, que consigue cantar «realmente mal» para transmitir a la perfección la excentricidad de la artista, que no pierde la sonrisa en ningún momento de la función.


La obra intenta implicar directamente al público en la representación, haciéndole partícipe del espectáculo y convirtiendo el Pequeño Teatro Compac Gran Vía en el estudio de grabación de su disco y en el propio Carnegie Hall. Su pianista Cosme Mcmoon, interpretado por Ángel Ruiz,  hace el papel de confidente contándonos la historia desde un segundo plano.

Una historia muy bien contada en la que Quilter no sólo nos muestra cómo era Florence y su vida, sino con la que también abre una reflexión acerca del poder del dinero para conseguir muchos de los sueños por imposibles que puedan parecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *