Crítica de 'Game Over' - Masteatro

Crítica de ‘Game Over’

gameover

Sigue la gente empeñada en no dejar morir el género de los musicales en Catalunya. Por estos lares este año no vendrá ninguna producción majestuosa como Los Miserables del año pasado o como El Rey León en Madrid. Eso no quiere decir que los dramaturgos, compositores, músicos, cantantes y actores no cesen de pensar en nuevas producciones, pequeñas en presupuesto pero grandes en ilusión. Una de las casas de los musicales es el Teatre Almería, el cual ha programado con éxito Over the Moon del que también se ha hablado aquí. Pues dos horas antes dejan el mismo espacio, una tarima para la orquestra y un rectángulo a platea como escenario, para que un chico y una chica canten una relación condenada al fracaso en Game Over.

Esta obra está escrita por Jaume Giró quien la presentó en verano en el Teatre de Ponent de Granollers y que ahora la pequeña sala de Gràcia acoge. La génesis del proyecto pero es más lejana. Los actores Gara Roda y Víctor Arbelo presentaron hace un año un concierto de duetos en el Cafè Noir de Barcelona. Las canciones, adaptadas al catalán, eran de autores de primera línia actualmente en Broadway, Pasek and Paul, Drew Gasparini, Kait Kerrigan o Laurence Mark Wyte, gente que está detrás de series musicales como Glee o Smash. El éxito de este recital les inspiró y decidieron montar una historia que ligase las canciones. Y ahí apareció Giró. El autor tiene un currículo interesante, curtido en el mundo de los musicales, del teatro de texto y en telenovelas de televisión, y suponemos que el salto a Game Over tiene que ser importante para él. Pero la fiesta se queda a medias.

La historia es simple, un chico que acaba de dejarlo con su novia se refugia en casa de su mejor amiga con quien acabará en la cama empezando un lío de adolescentes. Ya se sabe que liarse con tu mejor amigo/a normalmente termina mal, y si bien los dos ya lo saben, estos deciden intentarlo. Y lo que sucede después, durante casi una hora y media, no evoluciona mucho más cayendo en una serie de tópicos pueriles, una historia ya vista y que no aporta nada original. Además sufre de caídas de ritmo que un musical no se debe permitir. Se espera algún giro, algún truco más efectivo pero lo que se da es un final poco elegante para el personaje de él. A pesar de que la historia és un artefacto para ligar unas canciones ya escritas, podía haber sido más cuidada, original y no tan superficial.

Pero mientras el texto base falla, los otros elementos logran salvar la función. Primero las canciones. El director musical y encargado de los arreglos es Jaume Comaposada el cual se encargó de lo propio en el Rent de Sant Andreu de la Barca. Teniendo en cuenta que además los compositores originales de las canciones son reputados compositores americanos e ingleses y que algunos ganaron las becas Jonathan Larson no es de estrañar que las canciones recuerden a las composiciones de Larson. Hay unas cuantas canciones que destacan por encima de otras, por ejemplo la de “T’estimommm” con una divertida coreografía.

Luego están los intérpretes quienes afortunadamente cantan con muy buena voz. Primero está Gara Roda, un trono de voz por seguir, quien está en el proyecto des de su génesis, pues fue junto Víctor Arbelo quien subió en el pequeño escenario del Cafè Noir. Luego está Marc Gómez, quien sustituye a Arbelo quien si que estrenó el espectáculo en Granollers. Es la segunda vez que nos encandilamos con la actuación de este joven actor pues se encargó de bordar el Ángel de Rent hace unas semanas. Aquí Gómez luce su voz y se erige como el rei del falsete característica que le iba de perlas al personaje, un freakie enamorado y romántico. Pero además muestra un catálogo de muescas y gestos que añaden mucha comicidad a las situaciones y que dan idea de un actor de humor físico con interesante proyección para el futuro. Lástima que el autor termine haciendo el personaje profundamente antipático y estúpido. ¿Serán cosas de la adolescencia?

Nos quedamos pues con una historia que termina mal pero que su desarrollo nos deja buen sabor de boca por la interpretación de las canciones gracias a unos actores cantantes bien competentes y unos buenos músicos que logran salvar un espectáculo que se ha ido metamorfizando y que probablemente necesitaría de una profunda revisión dramatúrgica.

Game Over de Joan Giró
Dirigido por Jaume Giró.
Interpretada por Marc Gómez y Gara Roda.
Dirección musical a cargo de Joan Comaposada.
Musical de amores y desamores.
Hasta el 24 de febrero en el Teatre Almería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *