Crítica de ‘El sueño de una noche de verano’, de Morboria Teatro - Masteatro

Crítica de ‘El sueño de una noche de verano’, de Morboria Teatro

‘El sueño de una noche de verano’ es una de las comedias más populares y representadas de William Shakespeare, un juego entre realidad y fantasía con un trasfondo amoroso que la convierte en una obra de agradable digestión para todo tipo de espectadores. Aquí se dan la mano lo cómico, lo lúdico, lo real y lo imaginario, una mezcla de historias, de mundos y de seres que ofrecen grandes posibilidades escénicas.


Morboria Teatro toma el pulso del dramaturgo inglés y confecciona una obra eminentemente coral, donde todos y cada unos de los personajes adquieren una gran relevancia dentro de la representación. Bajo la dirección de Eva del Palacio, la compañía madrileña lleva al límite el carácter dinámico de la obra, con un ritmo que no decae durante las dos horas y media de función. Este ritmo se mantiene fresco gracias, en gran medida, a la velocidad con la que los actores nos presentan a nuevos personajes, un fabuloso trabajo de maquillaje y caracterización que permite que sólo diez personas se pongan en la piel de treinta personajes.

Las posibilidades que ofrece este mundo imaginario, plagado de faunos, ninfas, árboles con vida, reinas y caballeros, se explotan con una escenografía correcta, una buena iluminación y un vestuario de primer nivel. Sin duda, el diseño de vestuario, firmado por Eva del Palacio y Fernando Aguado, es uno de los aspectos más destacables de esta adaptación, que quizá no disfrute de unos efectos de sonido a la altura del resto de la obra y de la interpretación.

Sin duda, Morboria consigue sumergir al espectador en ese mundo imaginario que siempre está presente cuando se piensa en ‘El sueño de una noche de verano’, y lo hace de manera directa, sin elementos superfluos, exhibiendo grandes dotes artísticas. Una obra para disfrutar en familia, en pareja, solo o con amigos, ya que pasear por este paraíso sobrenatural de Shakespeare siempre deja el regusto dulce de las cosas bien hechas.

1 comment

  1. Pingback: La grandeza de unos cómicos « LO INVISIBLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *