Crítica de El recanvi - Masteatro
el recanvi

Crítica de El recanvi

A Roger Peña, como a muchos, le debe disgustar profundamente la clase política de nuestro país. Y así lo demuestra en este inocuo relato sobre la construcción de un político por parte de una empresa especializada en estas lides. El recanvi podría ser una buena comedia, marcando la caricatura en los personajes; podría ser un buen thriller, fijándose en los claro oscuros de los personajes, sugiriendo la perversidad más que mostrarla de manera plana. Pero al autor le tira más demostrar su militancia antipolítica como si fuera una canción protesta más que sabida, pero sin el alma que ciertos himnos mantienen.

La historia narra cómo desde un despacho una ejecutiva recibe a un aspirante a un trabajo, el cual éste desconoce. El candidato se muestra tal cual, un pusilánime de tomo y lomo, ejemplo de la mediocridad más absoluta. Después de un rato largo de entrevista, la mujer confiesa que es el candidato ideal para ocupar un nuevo cargo: líder de un partido político de nuevo cuño con el cual quieren echar a la vieja élite política del poder para, sin grandes revoluciones, quedarse donde están y seguir con las mismas políticas que favorezcan a las grandes corporaciones, a la élite empresarial. Un retrato del arte de la manipulación y de la política, inspirado en ciertos personajes del panorama político actual.

Curiosamente, hace más o menos un año, en el Tantarantana se representaba Camargate, la obra que reconstruía la conversación entre la política del PP, Alicia Sánchez Camacho y la ciudadana Victoria Alvárez, amante del hijo de Jordi Pujol. La comparación odiosa entre las dos obras, ejemplos de comedias políticas, nos revela que la realidad es más jocosa que la ficción. También está la obra Ruz-Bárcenas de Jordi Casanovas, la cual ha inspirado también una notable película. Otro retrato real de una conversación política, pero teñida de amargura. Y si la realidad nos da material dramático tan bueno, ¿porque no aprovecharlo? ¿porque no inspirarse en ella? La realidad es mucho más perversa que la ficción y aunque estemos viviendo en el día de la marmota en cuanto a corruptelas políticas se refiere, la realidad sabe mutar mejor que ciertas ficciones. ¿O será que somos mucho más exigentes con la ficción que con la realidad?  

La historia cuenta con dos actores que dotan de credibilidad estos estereotipos: Iván Morales (últimamente más conocido en su papel de dramaturgo y director) y Mía Esteve. El que mejor se lo puede pasar es Morales, pues tiene la misión de construir el personaje con el arco dramático más marcado. Aun así, con una construcción de personajes plana sin fondo ni pasado, poco futuro tienen. Y su peculiar historia de amor tiene tanta poca credibilidad que eso resta química entre los actores, cuyo esfuerzo profesional se nota por tirar adelante una trama tan delgada.

Mario Gas es el director del texto de Peña, su cuñado. Hay aspectos diferentes como los enlaces entre escenas haciendo bailar a los actores con movimientos extraños, como robóticos, mientras suenan unos sonidos de Herbie Hancock. Pero hay otros aspectos ciertamente incomprensibles como son el poner a un personaje completamente de espaldas al público, dificultando la comprensión de lo que dice éste. A lo mejor el director nos quería manifestar la disposición del personaje débil frente al fuerte. Sea por lo que sea, no debería haber sido.

Y pienso, está bien que un autor manifieste su denuncia a la clase política imperante. Pero cuando uno ya ha visto tantas obras de denuncia política, empieza a tener la sensación de que los discursos se agotan. Y no saben cómo echo de menos la posibilidad de ver una obra con un punto de vista absolutamente diferente. Una que me hable de las bondades de la política, un punto idealista de la política en nuestro país. Ni que sea para provocar.

 

El recanvi de Roger Peña.

Dirigida por Mario Gas.

Interpretada por Iván Morales y Mia Esteve.

Comedia política

Hasta el 3 de abril en el Teatre Borràs

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *