Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'El Nacional' - Masteatro
EL NACIONAL JOGLARS

Crítica de ‘El Nacional’

EL NACIONAL  JOGLARS

Con motivo del 50 aniversario de Els Joglars sobre el escenarios, la compañía recupera los
montajes más insignes de su carrera, en este caso, vuelven con El Nacional.

La obra se estrenó en 1993 en España en un contexto parecido al que vivimos ahora: una
fuerte crisis, la del petróleo. Con este montaje se denunciaba el despilfarro y el elitismo
que representaba los montajes operísticos con sus fastuosos decorados y sus excesivos
presupuestos.

El fin del texto de El Nacional es demostrar que menos es más, que con pequeños
presupuestos se pueden hacer grandes cosas.

Cuenta la historia de Don José, anciano acomodador del Teatro Nacional de la Ópera, ahora
devastado por el paso del tiempo, que rememora con melancolía los buenos tiempos.
Decidido a resucitar y renovar el arte lírico, Don José recluta a un grupo de lo más variopinto para representar Rigoletto entre las ruinas del aún majestuoso coliseo. Casta Diva será representada por la señora de la limpieza, al coro se unen indigentes, músicos que tocan en el metro y otra serie de personajes que representan lo más bajo de la sociedad en contraposición a las figuras elitistas que en realidad existen en el ámbito de la ópera.

Durante El Nacional, podremos escuchar fragmentos tanto de Rigoletto como de La Bohème, Madame Butterfly, Aida o El barbero de Sevilla.

El elenco de actores lo borda, sobre todo la soprano Begoña Alberdi, que ya colaboró con
Boadella en el estreno de la obra en 1993.

La puesta en escena no tiene elemento innovadores, pero consigue meter al espectador en la trama de este montaje bien construido.

Este espectáculo te gustará si te gusta Els Joglars y la ópera, que quizá sea una conjunción
difícil. Por otra parte el punto débil de la obra es la duración, quizá demasiado larga, ya que
corre el riesgo de aburrir al espectador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *