Crítica de 'El Intérprete' - Masteatro

Crítica de ‘El Intérprete’

Por fin llega este espectáculo a Las Palmas de Gran Canaria, gracias al Teatro Cuyás. Casi dos años después de que Asier Etxeandía estrenara su pieza mágica en Madrid.

Todo surge del deseo del artista de contar algo, algo que sale desde lo más profundo y expone de forma pública. El alma, el empuje, la pasión de un artista al servicio del espectador. Todos formamos parte de su corro de “amigos invisibles”, esos, que cada noche, en su infancia, le acompañaban y le daban fuerza y valor para cantar, interpretar, soñar y volar sobre Bilbao. Todos amigos, porque todos hemos querido asistir a su espectáculo, verlo triunfar sobre el escenario y oír como su respiración emana todo el amor por su profesión.

Con una banda en escena maravillosa, -con Tao Gutiérrez (percusión) a la cabeza, Guillermo González al piano y Enrico Barbaro al contrabajo-, dan vida a muchas de las grandes canciones que fueron fuente de sabiduría e inspiración durante su niñez y adolescencia. Canciones como: “El Cantante” de Rubén Blades, “Puro Teatro”, “Luz de Luna”, “Psycho Killer”, I’ll never fall in love again” (la favorita de su padre), “Walk on the wild side”, “Ni tú ni nadie”, “Me & Bobby McGee”, llegando al climax de la pieza con “Rock n Roll suicide”, y finalizando de manera apoteósica con “Symphaty to the Devil”. Una tela de araña hecha con canciones que van tejiendo toda la dramaturgia; con breves retales de otras músicas, composiciones propias, temas de musical,…

Etxeandía hace un recorrido íntimo por su interior. Expone, sufre, siente, expresa, un universo propio y único que ha sido siempre su luz y energía. Esas fuerzas sobrehumanas que hacen que un ser se reponga de sus fracasos; que ande aunque todo su entorno le diga que se pare; que sueñe y ame pese a que haya pastillas en el mercado llamadas “Antiamorol”. Sin duda es muy emocionante cómo de la más tremenda frustración y tras todas las humillaciones sufridas en sus carnes, Asier ha seguido adelante y ha alcanzado el éxito en su carrera haciendo lo que más ama. Un hombre con mucha inteligencia emocional, que se ha rodeado de los mejores para levantar este show y dar, por todo lo alto, un fuerte abrazo a su niño interior herido, colmándole de alegrías.

Desde MasTeatro queremos dar las gracias a Asier, y a todo el equipo de talentos creativos de El Intérprete, por este regalo en vivo. Un espectáculo repleto de sorpresas, que ha hecho que nos perdamos en el hecho teatral. Un show lleno de innovación con el que nos ha convencido, y ha hecho que salgamos del teatro transformados. Generándonos las ganas de coger el primer lápiz de ojos que nos encontremos por el camino de regreso, porque “los ojos maquillados ven más lejos”. ¡Claro que sí! ¿Dónde se está mejor que sobre el escenario?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *