Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'El biògraf' de Marc Angelet - Masteatro

Crítica de ‘El biògraf’ de Marc Angelet

El biograf

Un biógrafo nos contempla!

Están leyendo esta crítica en el tren. Delante de ustedes hay uno, dos, o todo el resto de pasaje con su móvil o dispositivo electrónico conectados a Internet. Están aquí sentados pero sus ojos observa un mundo virtual creado a lo mejor a millares de kilómetros de aquí. Están aquí y allá. Así, entenderán lo de que vivimos en una realidad hiperfragmentada, configurada en varios planos donde se acaba tirando más hacia el individualismo y lo hermético. Al final todos estamos en escena, pero lo que realmente ocurre está fuera de ella. El sentido de nuestra vidas, por así decirlo, se acaba formando más en este plano virtual, más fuera de escena que dentro de ella. Esta fue la premisa con que Marc Angelet escribió El biògraf: situar la atención i la tensión fuera del marco escénico.

La obra con que Angelet debuta en la Beckett es un thriller interesante, con ecos del Gran Hermano,  sobre un biógrafo, Simon, que sigue la vida de su César, una persona que, supuestamente, acabará teniendo un peso relevante en la historia. Este escritor, contratado por la editorial Plutarc, estará en todo momento siguiendo los pasos de su César desde su despacho a través de un súper ordenador con acceso total a sus cuentas y sus intimidades. Toda esta idea base a más de uno le puedo sonar a ciencia ficción, a un futuro a lo Minority Report. Pero precisamente, uno de los aciertos del autor, es trasladar toda la acción como si fuera hoy (la vestimenta, las imágenes grabadas en la calle o en la joyería,…), montando así un inquietante presente alternativo. O no. ¿Quién sabe?

Al autor le gusta jugar, marcarse unas reglas sagradas con las que sus personajes se adaptan desde un principio. Pero el juego dramatúrgico está precisamente en el romper estas reglas para hacer enfrontar los personajes entre ellos y en el caso que nos ocupa para que estos jueguen, otra vez, al dios creador, el que encauza los destinos de los hombres hacia cotas más altas. Así, Simon, ese biógrafo aspirante a escritor de éxito, aburrido de su César fracasado decide romper la regla número uno, no interceder directamente en la vida del César. Pero no será la única regla que se va a romper. La identidad del César solo la puede saber su biógrafo, nadie más que él. Y cuando se rompen las reglas, las consecuencias acaban siendo funestas.

De esta idea se deduce una escenografía compleja. Pero Juan Ayala supera el reto con una eficaz  instalación tecnológica. Una única habitación con un escritorio antiguo y una silla para el biógrafo. Todo el resto son dos pantallas ovaladas, una por detrás del personaje y otra por delante. En estas se proyectan, sobretodo en la delantera, la que vemos más des de la platea, todos los movimientos por ordenador que hace Simon, des de vídeos donde se ve al César pronunciando un discurso en directo hasta las fotos, datos y números que competen a todo lo que hace éste. El resultado es vistoso, claro y nada fatigoso y crea este fuera de campo virtual el cual el autor quería trabajar.

Por otro lado, están los personajes. Principalmente vemos a tres biógrafos, y a pesar de ser personajes sumidos en una misma rutina absorbente, cada uno de ellos está bien dibujado y diferenciado. Así, el trabajo de los actores es notable, destacando  a Íñigo Aranburu como el personaje de Zeus (con este nombre y la actitud del mismo se subraya el concepto del dios creador) con una actitud bufonesca y canalla.

Preveo buenas historias por parte de la pluma de Marc Angelet, un nuevo dramaturgo catalán a seguir a partir de ahora. De momento este año se le presenta bien bueno pues para marzo este joven autor presentará Voyager en el TNC, dentro de la programación del T6, este proyecto que promociona nuevos talentos de la dramaturgia catalana. La historia vuelve a pisar el terreno de la ciencia ficción, pero con un pie siempre en nuestra realidad. Como este biógrafo que mira a través de su pantalla del ordenador la vida que ha creado, como un espejo deformado. Como la vida misma.

El Biógraf de Marc Angelet. Sala Beckett. Del 14/10/2011 al 5/11/2011. Con Borja Espinosa, Íñigo Aranburu, Carles Goñi y Clara Puerto. Escenografía: Juan Ayala.

2 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.