Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de 'Com dir-ho?' - Masteatro

Crítica de ‘Com dir-ho?’

com-dir-ho

Hay textos teatrales que buscan respuestas a preguntas, historias donde todo el interés radica en la resolución a un enigma, donde se esconden cosas que el espectador necesita saber para resolver el puzzle. Sin duda Josep Maria Benet i Jornet es uno de los maestros catalanes vivos que mejor representan este tipo de teatro. El mago dramatúrgico usa distintos trucos que no se ven, que no demuestran costuras, donde todo es liso y suave. Y así lo ha logrado otra vez en Com dir-ho?, su nueva propuesta teatral que se descubre en el Teatre Almería.

Esta obra culmina una trilogía especial. No es temática, sino espacial y de personajes. Curiosamente, no se sabe si voluntariamente o por avatares del destino, las tres obras se han presentado en el barrio de Gracia. La primera, Soterrani, se estrenó en la Sala Beckett; la segunda, Dues dones que ballen, en el Lliure de Gràcia; y esta última, en el Teatre Almería. Tres salas, tres pequeños teatros de Gràcia huyendo de los fastuoso y grandes teatros que han presentado muchos de los textos de Benet i Jornet. Las tres propuestas teatrales coinciden, además, en contar historias para dos actores donde uno siempre recibe la visita sorprendente del otro creando una situación de tensión a partir de un hecho del pasado que los une.

En este caso, la historia sucede en un piso de una estudiante universitaria muy aplicada quien recibe la visita inesperada de su profesor, el que le está tutelando el proyecto de final de carrera. A fuera llueve, mucho, llueve a cántaros. El catedrático recién llegado ha venido para decirle algo, pero las palabras se le atragantan. Ella intuye el porque de su visita, pero nada va a ser como ella cree. Y el nudo en la garganta del profesor le impide sacar la verdad de su alterable presencia. Este es el andamio donde se aguanta toda la estructura textual de Com dir-ho?. A partir de ahí se construyen todos los elementos que ayudan a levantar y dar forma un edificio singular, original, que hasta prácticamente el final no se termina, con la última capa de pintura que da sentido a la obra. El secreto se desvela a tres minutos del final y con él la sensación de noqueo en el espectador.

En mi caso hay que decir que el secreto lo intuí a los vente minutos del final de la obra. Y ahí se presentó a mi otro juego, el de buscar la concordancia de las pistas que el autor deja con mi sospecha. Y ahí uno se divierte también al ver como alarga el veredicto final a través del hombre cuyo miedo y otros sentimientos le impide sincerarse hacia la estudiante. Mientras ésta se mete por otros caminos que abren una serie de confesiones, unas tramas paralelas (que si bien sabemos, porque el propio profesor lo dice, que nada tienen que ver con la trama principal) que enriquecen y dan aún más sentido a la visita del profesor y su modo de actuar. Así, que, contrariamente a lo que algún otro crítico sugiere, no considero que este texto se alargue demasiado ni que se oiga la voz del autor más que de los personajes. El puzzle dramático está bien (des)montado, y sus personajes están bien descritos y hablan con mucha coherencia.

El andamio, decía. Si bien el texto es seguro, bien armado, lo que siempre da color y da sentido al matiz son las interpretaciones. Este texto de cámara necesita de dos buenas interpretaciones, y ahí el director Xavier Albertí (encargado también de las dos primeras partes de la trilogía) juega con dos cartas ganadoras: Jordi Boixaderas y Claudia Benito. El actor luce como siempre, pero aquí se le oye respirar, se le ve sudar el personaje a primera línea. El Almería tiene a su favor la proximidad de público y actor. Boixaderas entiende el dolor de profesor, lo interioriza y lo muestra con muchos matices. Empieza su larga confesión más tranquilo, con la voz a veces susurrante, sin querer agredir a su alumna, pero avisándola del fatal desenlace de lo que viene a decirle. Pero su incapacidad emocional para sacar adelante la noticia confunde a la chica quien termina acusándole y acorralándole, hecho que le hace subir el tono de la voz, tener pequeños momentos explosivos (el agua como explosivo macguffin) y moverse más inquieto. Aún así, la construcción del personaje por Boixaderas se basa en una tristeza calmada, no histérica, buscando una autoridad moral que ayude a decir las cosas como el profesor que es, aunque sea mucho más que eso. Así, con este as la apuesta llega al final. Pero la carta ganadora siempre es la inesperada, aquella con la que te la juegas por confianza. Albertí gana la partida con Clàudia Benito, actriz casi debutante, hija de Andreu Benito, quien entre otros numerosos y reconocidos papeles hizo, el año pasado, uno de Els jugadors de Pau Miró, junto con Jordi Boixaderas. Benito se carga a sus espaldas la mitad del drama personificado en la estudiante. Esta chica de futuro prometedor ha vivido unas últimas horas un poco convulsas, se está preparando por la presentación del proyecto de final de carrera. La visita de su tutor la alterará aún más. Benito reconoce su personaje y le da una progresión dramática que empieza más reposada, des de la culpabilidad. Pero la inquietud la sobrepasa y cuando derriba el muro del vos para tratar a su invitado de tu, el carácter se hace más fuerte y agresivo, pero solo llegando en un momento a la violencia verbal. Solo hay un par de roces, de agarres entre los dos personajes en toda la obra. Hacia el final, sosegada y convencida por el profesor, se calma para recibir la verdad. He aquí un buen trabajo para esta actriz, quien se la ve disfrutar como debe hacer una actriz novel. Y claro está que aplaudimos también el trabajo de Xavier Albertí encargado de la elección del casting y de una dirección de los actores notable.

Teatro donde la palabra es protagonista, donde se habla de las palabras que faltan, que no se atreven a decir, palabras que son silencios. Y además con un discurso brillante, que va de la ironía a la reivindicación del oficio de escritor a través de dos personajes que dedican o van a dedicar sus vidas a crear historias. Dos ejemplos de escritores que se complementan, el ocaso y el inicio, unidos por un mismo drama. Un texto intenso, con pulso de thriller, y en el que Benet i Jornet se revindica por enésima vez como una de las voces catalanas dramaturgas más importantes e impactantes.

Com dir-ho?  De Josep Maria Benet i Jornet.
Dirigido por Xavier Albertí.
Interpretado por Jordi Boixaderas y Clàudia Benito.
Thriller dramático.
Des del 6 de marzo en el Teatre Almería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.