Crítica de Ciclo Primavera Minitea3 - Masteatro

Crítica de Ciclo Primavera Minitea3

Barcelona en el mes de mayo luce la primavera en su máximo esplendor. Pero la primavera aquí es una fiesta mayúscula que llama a hordas de turistas i que engulle la ciudad y toda la actividad cultural que se precie. El último fin de semana se celebra el Primavera Sound, un festival de música que des de ya hace años se posiciona en lo más alto de los festivales musicales estatales y un referente a nivel europeo. Este mastodóntico festival se ha posicionado de una forma acaparadora, gran parte de las actuaciones musicales que se celebran durante el mes están programadas bajo el sello del Primavera. Pero este año los tentáculos del festival llegan también al teatro. El pasado jueves la sala Minitea3, especializada en microteatro, celebró un año y lo hizo con una fiesta amparada por el Primavera con algunos conciertos. Además la sala ha programado para todo el mes el ciclo Primavera, donde se presentan cuatro historias que supuestamente tienen relación con el festival.

La conexión pero es indirecta, ambiental. Las cuatro historias se suceden en una discoteca, en cuatro habitaciones pequeñas que simulan ser una pista de baile, la barra del bar, el lavabo y el guardarropía. La música siempre es presente, pero allí no se escuchan Arcade Fire, Queens of the Stone Age, Caetano Veloso, Pixies o The National, algunos de los grupos confirmados del festival. Allí se escucha en modo bucle, Tell me lies de Fleetwood Mac, Satisfaction de The Rolling Stones, Knocking on heaven’s door versión de Guns and Roses y With or whitout you  de U2. Estas canciones dan nombre, más o menos, a las piezas escritas por cuatro dramaturgos que ya habían participado anteriormente en algún ciclo y que han sido escogidos especialmente para el ciclo Primavera.

El hecho diferencial de este ciclo con los precedentes es que esta vez todas las historias están conectadas. Los autores han hecho un trabajo individual pero sumidos en una serie de premisas y considerando todos los personajes. La primera historia se trata de Tell me lies de Sergi Vizcaíno, con Candela Serrat, Hugo Alejo y José Pedro García Balada. Sucede en la sala de baile y allí vemos revolotear al típico guaperas, ligón que esta noche no se come un rosco. Pero se le aparecerá su ex y empezarán una conversación llena de reproches, mentidas y intentos de seducción. No se trata de una escena muy original, pero sí que sirve para apuntar las primeras piezas del rompecabezas.

(In)Satisfaction es más redonda, más fresca y enigmática y sugiere buenos detalles en la dirección. Una mujer espera su oportunidad en una barra de bar. Aparece un hombre con una larga gabardina. Los dos buscan algo y parece ser que cada uno puede ofrecerle algo que el otro tiene. Y en el juego el hombre va tocando su harmónica mientras la seducción de ella se hace más irresistible. La autora Helena Serra construye una escena potente consumada por tres buenos actores y en la cual se atan muchos cabos sueltos de la primera historia.

Knocking on toilet’s door de Elisenda Guiu está interpretada por Meritxell Ortega y Laia Alberch y es la escena más redonda, divertida y original. En el baño entra una chica con pintas punky. Ha robado una cartera y llama por teléfono. Otra mujer entra para hacer pipí y su presencia le ayuda. Es una chica opuesta a la ladrona, bien vestida, risueña, con ese punto inocente de las pijas. Tiene mucho dinero y quiere invitarla a una copa. La ladrona quiere salir, pero no le deja sirviéndole en plata la opción de coger su bolso y el dinero y largarse. La autora sitúa dos personajes antitéticos en un espacio imposible sirviendo una conversación imprevisible, de estas que surgen de la espontaneidad, llena de complicidad. Esta funciona bien por sí sola, aunque sirve para dar más detalles de las historias precedentes. Cabe destacar las dos actuaciones, rebosando naturalidad.

La cuarta historia es la que cojea un poco más, igual también por el hecho de parecerse demasiado a la primera escena. With or Whitout you  de Marc Torrecillas, con Núria Florensa, Alba Guilera y Carlos Garde relata una discusión de dos chicas que son pareja, una se quiere ir a Berlín a trabajar porque está harta de este país, la otra tiene que terminar la carrera de veterinaria. Ninguna quiere ceder aún quererse mucho. En medio se mete el segurata (presente en todo momento, de hecho es el que distribuye la gente por salas des de la cola siempre metido en el personaje) que está buscando a la ladrona (quien también tendrá una pequeña aparición para cerrar su conflicto). Lo mejor de este relato es como un detalle de otra de las historias acaba rompiendo el inmovilismo, dando un buen final no solo a la escena si no a  todo el conjunto.

Minitea3 no sólo ofrece estas cuatro piezas en sesión nocturna. A partir de las once programan otras cuatro piezas en función golfa y este mes la música también es el motor. De hecho la música está en la dramaturgia pues son cuatro minimusicales, Cançons per a elles de Ferran Castells, Celebrities Ouija Night de Belén Alonso, Si quieres dulce no pides calamares de Marc Sambola y David Pintó y una cuarta que se trata de un ImproShow musical. De estas nos dejemos caer por la sala 3 a ver la fantástica mini historia de amor entre un chico y una chica. Pero nada es lo que parece y al final toda relación de amor se sumerge en la contradicción. Detrás de este texto está el compositor Marc Sambola, quien en quince minutos deja el sello y al que además oímos cantar bien como narrador tal como si fuera Jonatha Richman en Algo pasa con Mary. Y acompañándole dos voces de alto nivel de los musicales catalanes, Marc Pociello y Elena Tarrats. Un gustazo escuchar la potencia de sus voces y las cabriolas que hacen a un palmo de tus orejas. Cabe decir que Elena Tarrats se alternará con Mariona Castillo, gran voz y compañera de varios proyectos con Sambola.

Pueden estar muy contentos la gente del Minitea3 para cumplir un año ofreciendo esta alternativa a las grandes producciones del teatro catalán. Y celebrarlo con este ciclo ha sido una buena idea, aunque para próximos años si pretenden seguir con la alianza con el Primavera sugiero más conexión de las historias con el festival y porque no, hacer una crítica contra la omnipresencia de este festival en toda la ciudad.

 

Tell me lies de Sergi Vizcaíno.

Con Candela Serrat, Hugo Alejo y José Pedro García Balada.

(In)Satuisfaction de Elena Serra.

Con Carlota Frisón y José Pedro García Balada.

Knocking on toilet’s door de Elisenda Guiu.

Con Meritxell Ortega y Laia Alberch.

With or Whitout You de Marc Torrecillas.

Con Núria Florensa y Alba Guilera.

Y de las sesiones golfas:

Si quieres dulce no pides calamares de Marc Sambola y David Pintó.

Con Elena Tarrats y Marc Pociello.

 En la Sala Minitea3 hasta el 1 de junio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *