Crítica de 'Caravana de señoritas' - Masteatro

Crítica de ‘Caravana de señoritas’

caravana-de-señoritas
ATENCIÓN, SEÑORA DIRECTORA

Primeros minutos interesantes, atrapan. Rigor que precede algo curioso. A continuación, un ir y venir de mínimos sketches los cuales, en su conjunto, pretenden crear una apología sobre la mujer, sin dejar claro si es feminista, femenino, antifeminista o je ne sais quoi.

Reparto: Diferencias interpretativas notables: destacando el maestro de ceremonias Rafa Falcón, comprometido al máximo con su personaje, pero desenfocado y sin terminar de conjugar con la troupe de señoritas; dulce monólogo sobre la Angustia interpretado por la dulce Rocío Hidalgo, y, actrices como Carola Alonso quien, por falta de una mano directriz -que parece hacer caso omiso a un do mayor interpretativo para con ésta, la resulta es diversión condimentada con un poco de con faldas y a lo loco.

La dramaturgia echa mano de covers poperos que, más que teatralidad, quedan en una comicidad desvalida.

Y todo esto que digo es altamente inmoral, lo sé: Inmoral porque es una Escuela de Teatro; inmoral porque todo el reparto luchó porque el juego escénico no perdiera su semántica hasta el final; inmoral porque las familias allí reunidas -como el público más genuino de los corrales de comedias, arropó golpe a golpe la interpretación del elenco. Inmoral porque al aprendiz no se le debe juzgar en ningún periódico, sin embargo, también he de decir que, quien se expone en un escenario -yo mismo estos días con mi guitarra- corre este riesgo: es el doble filo de la farándula: te pido requiebros pero no me des tormentos que te araño o te quito del Facebook… Y así, no se puede jugar…

 

Parte de ese público que iba precisamente a eso, a arropar, se topó de bruces con un irascible protocolo de la propia sala que no les dejó pasar pasados diez minutos del comience (hubo un retraso de 7 minutos). No hubo clemencia. En otros teatros, sí.

 

Dos Lunas Teatro vuelve a hacer uso de lo coral sin preocuparse la dirección de empastar los cánticos; de otorgar papeles a diestro y siniestro sin tener en cuenta ni los niveles ni las capacidades interpretativas de los que allí van a estudiar y formarse. Dos Lunas Teatro debería (es el segundo espectáculo que veo, el año pasado fue en La Fundición) de dirigir al 100%, de sincronizar y de elaborar dramaturgias a la altura, porque el elenco lo sufre, y el elenco, al final, es el que da la cara gratuitamente -en toda la extensión de la palabra- y padece comentarios como el mío.

Espero, querido elenco, sepan leer entre líneas y no arremetan.

Siempre, la dirección, es la última y única responsable.

CARAVANA DE SEÑORITAS
Escuela Formación Teatral Dos Lunas Teatro, Sevilla.
Sala Cero, Sevilla.
22 de junio.
Aforo: Lleno.

1 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *