Crítica de 'Burundanga' - Masteatro
Burundanga

Crítica de ‘Burundanga’

Burundanga

“Escribir una comedia ayuda a poner las cosas en perspectiva. El mundo ha ido de tragedia en tragedia, de horror en horror, pero los seres humanos seguimos existiendo, enamorándonos y hallando alegría en la vida.” Paul Auster

Y en esta comedia queda demostrado el ingenio, el humor y el buen hacer escribiendo del maestro Jordi Galcerán que nos pinta una situación límite en la vida de dos chicas y le pone toda su paleta de colores y carcajadas al servicio del respetable para hacerle pasar un muy buen rato en las butacas y sacarnos de las preocupaciones que hoy en día nos acompañan en nuestros quehaceres diarios.

Solamente este autor podría unir en una única historia terrorismo, amor, secuestros y una exquisita pócima de la verdad para firmar este rocambolesco vodevil lleno de sorpresas.

En un momento social difícil en el que parece ser que la “Burundanga” o también llamada “escopolamina”) está creando una alarma social por su uso para determinados fraudes e incluso abusos sexuales, llega a las tablas esta obra que nos muestra el uso soñado por todos de esta sustancia. ¿O es qué hay alguien que no ha pensado alguna vez en saber los secretos más profundos y los pensamientos de su pareja?…Pues sí, ése es el inocente uso que una de las protagonistas le da, puesto que hace beber un poco de esa sustancia a su novio. El resultado, imagínenlo, una trama que se descubre y que ella misma no podría ni imaginar en cien años.

Los actores muy correctos, dan vida a Berta, Silvia, Manel y Gorka. También tenemos el personaje del tío de Silvia (Eloy Arenas) que en cuanto entra en escena saca todas sus armas y hace un alarde de la profesión que lleva a sus espaldas y se come el foco de atención hasta que se baja el telón y llegan los saludos.

También destacable a César Camino en el personaje de (Gorka), muy acertado la elección de éste a mi parecer, porque aunque pueda parecer que es un actor que difícilmente dará el personaje de rudo, de malo, se lo lleva a su terreno y al final nos demuestra que a veces a la hora de escoger a los actores es perfecto apartarse de clichés y estereotipos. Además César es un actor con muy buena dicción y hoy en día eso es algo que en muchas ocasiones, en el teatro, brilla por su ausencia y en mi opinión es imprescindible entender lo que los actores están diciendo y es digno de valorar.

Y recuerden que… el espectáculo siempre debe continuar.

¡Arriba el telón!

Teatro Lara. Burundanga
Intérpretes: Eloy Arenas, César Camino, Antonio Hortelano, Mar del Hoyo, Mar Abascal
Director: Gabriel Olivares.

3 comments

  1. maria

    No están tan lejanas las tragedias. Los secuestros y asesinatos de eta están muy presentes en estos días en los que están liberando a sus asesinos más sanguinarios. No creo que sea un tema con el que se deba frivolizar y maldita la gracia que me hizo la obra. Si llego a saber de que iba desde luego me habría evitado el mal trago.

  2. Federico

    Una idiotez. Ir al teatro es como ir al cine: Puedes ver Ciudadano Kane o Torrente, tú eliges. Aunque el formato sea el mismo, no tiene nada que ver una película con otra. Pues con el teatro pasa lo mismo: puedes ir a ver Hamlet o Burundanga.

    Hay gente que cuando pisa un teatro se emociona, y cualquier cosa que le pongas le va a gustar. Eso de estar tú sentado viendo cómo otros trabajan y se esfuerzan por agradarte hace que te vuelvas agradecido. Aunque eso no es suficiente. Ir a ver Burundanga es como ir a ver una obra, pero no de teatro, sino de esas con obreros picando el cemento, porque el guión es lamentable, de cacaculopedopis, jijijiji. Te sientas y al menos disfrutas de que estás viendo a gente trabajar mientras tú estás sentado, tocándote los huevos. Y eso mola, pero poco más.

    Lo bueno de ir a ver Burundanga es que antes te tomas una caña y luego te vas a cenar. ¿Los actores? Pues cumplen, se lo creen. Me gustó bastante el que hacía de vasco, para la mierda de obra que es burundanga brilla bastante. Espero que prospere porque se sale, dentro de los límites de lo que es la obra. que son muy limitados. Las dos chicas no lo hacen mal, cumplen, habrá que esperar a verlas trabajando en una obra de verdad. Eloy Arenas me cae genial pero es un actor malísimo, siempre hace de su propio personaje «Eloy Arenas GmbH». Cuando entras a un teatro donde actúa Eloy Arenas siempre sabes lo que te vas a encontrar, nunca sorprende. ¿Para que? Si funciona, ¿para qué cambiarlo? Su presencia asegura un año de venta de entradas de catetos.

    Y ojo que no me quiero cebar con el señor Eloy, al contrario, le escucho en Onda Cero en su «Transformativo» y es divertidísimo y muy inteligente, pero eso no quiere decir que sea un gran actor, que cocine de puta madre, que folle como dios y que conduzca prudentemente. Pero seamos francos: con Eloy, y como decimos los programadores, WYSIWYG, que es el acrónimo de What You See Is What You Get (en español, «lo que ves es lo que obtienes») No hay más. O lo amas o lo odias, es como la Pantoja.

    Luego tienes el aliciente de ir a un teatro como el Lara, un teatro que se distingue por dos cosas: es cuco y pequeñito como una bombonera, con ese aire cutre y digno al que algunos llaman «solera»… aunque nunca ponen nada que merezca la pena. Allá tu.

  3. gonzalezi

    No sé cómo no puedo gustar esta obra. A mí me encantó y me reí mucho, cosa que es muy difícil. Enhorabuena al que ha escrito la obra y sobretodo a Mar Abascal que es la que más gracia da a la obra. Sin ella creo que no hubiese sido lo mismo. Hacía mucho que no iba al teatro y me alegro de haber vuelto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *