Crítica de Boig x tu - Masteatro

Crítica de Boig x tu

Nunca me han entusiasmado estas obras de teatro musical que cuentan una historia a través de los éxitos de un famoso grupo de música. Creo que la mayoría de veces que se hace una obra así se busca más la emoción nostálgica al recordar las canciones que la que pueda provocar la misma historia. Es lógico pues el proceso de creación parte a la inversa del musical de creación al uso, es decir, a partir de unas canciones se inventa una historia para entrelazarlas con un mínimo de sentido. Aún así, hay unas cuantas excepciones que han sabido conjugar las dos bazas, sea el caso de We will Rock you, Mamma Mia,…Pero en nuestra casa, tengo la sensación de que eso aún no se ha sabido hacer del todo bien. Vivimos abonados a la nostalgia, al recital de éxitos sin ofrecer en la gran mayoría de producciones españolas una historia interesante que vehicule estas canciones. En Catalunya el caso más flagrante fue Cop de Rock, una oda al rock catalán de los noventa con una historia pueril, típica, que pretendía dirigirse a un público más adulto pero que pecaba de una previsibilidad e infantilidad tediosa. Así, las espadas estaban en alto con la posibilidad de repetir la jugada con Boig per tu. Otro caso de musical inspirado esta vez en los éxitos de la popular banda de rock catalán Sau (algunas de sus canciones ya sonaron en Cop de Rock). Afortunadamente, todo fue mucho mejor.

La creación de este musical pero tiene una historia diferente. Sau fue una banda formada el 1986 y que tuvo una vida hasta el 1999 en que murió Carles Sabater, el cantante, de un ataque al corazón después de un concierto. Sin duda fue uno de los episodios más trágicos de la historia del rock catalán y el musical, idea original de Pep Sala, la otra mitad creativa del grupo, no desaprovecha la ocasión para retarle su particular homenaje al final de la función. Boig per tu es el nombre del himno de la banda y el mejor título para este musical escrito por Joan Gallart y dirigido, en la parte musical por Sala y en la escénica por Ricard Reguant (quien precisamente está ahora en el Teatre del Raval con Germans de Sang), curtido ya en mil musicales. El propio Reguant recuerda que la primera vez que surgió la idea fue después de ver un musical en Londres con Sala y Sabater y extasiado les que dentro de unos años cuando hubiesen triunfado les montaría un musical a su medida. Pep Sala le tomó la palabra. El tiempo pasó hasta que Reguant recibió hace ocho años un texto de un autor y director catalán que contava una histora juvenil y divertida. El director lo vio claro, esta era la historia que necesitava. El resultado pues es un musical donde las canciones acompañan y refuerzan la historia, no un recital con un hilo narrativo poco trabajado.

Lo bueno de Boig per tu es su falta de pretensiones, recorre a la nostalgia mediante una historia sin ningún gran conflicto moral, una comedia juvenil apta para todos los públicos pero tan inocua e inofensiva que sirve más para los adolescentes. La historia marca bien este tono, la fiesta del vigésimo aniversario de una chica con sus amigos y amigas donde se reafirmaran las amistades y el amor y los sentimientos explotarán de la manera más cómica. Reguant reafirma que la mejor manera de homenajear Sau era retratando una generación de adolescentes como la que descubrió la banda pero situando en la era de los watsapp. La mejor manera de reclutar el público adulto anclado en el pasado y el juvenil con los pies metidos en el presente.

Si entonces la historia no ofrece un conflicto con el que se pueda mantener la tensión en el espectador, que interés ofrece este montaje? En el dibujo de los personajes. Curiosamente esta obra no tiene una línea narrativa principal, más destacada que las otras. Todo empieza con el lamento de Núria (Carla Mercader), la chica que cumple años por no ver a su novio, becado en Estados Unidos. Tiene todos los indicios para que esta chica sea la protagonista y su historia sea la que conduzca toda la trama. Pero en cuando se presentan los otros personajes y sus distintas tramas, este primer conflicto se diluye en favor de los otros líos. Este hecho juega a favor por la multiplicación de los registros cómicos de los secundarios, pero también lo hace en su contra ya que hasta la segunda parte y de modo un poco apresurado no se explota como debe esta línea narrativa, y consecuentemente no se disfruta bien del personaje del novio, Sebas (Roger Borrull).

Así con la apuesta para una obra más coral, el autor logra crear una serie de personajes estrambóticos, ridículos, caraduras que ofrecen ese tono fresco y divertido que pide la obra. Primero está el personaje del tonto del grupo, el recién llegado Pere (Roc Olivé) que bebe los vientos a Gemma (Neus Pàmies). La comicidad del personaje está en su seseo que acentúa sus pocas luces (un recurso efectivo, pero manido eso sí) y en su torpeza con las mujeres. Luego está Carme (Lídia Ibáñez), una chica de verbo rápido, con una especial atracción por los hombres grandes y los versos de poetas catalanes como Papasseit o Pere Quart. Y por encima de todos, destaca el personaje de Riki (Pol Nubiala), el hermano pequeño de Núria, un bufón caradura, con las hormonas por las nubes, que se hace el mayor para seducir a otra chica del grupo. La inclusión de las canciones en el musical están bien entrelazadas, ofreciendo coreografías bien correctas y cómicas. Además se ve que Gallart conoce bien la obra de Sau por detalles como en los versos sobre la luna (figura simbólica de la que el grupo habla en distintas canciones) que el personaje de Riki va dejando ir como su propio mantra.

El elenco está muy acertado, con las voces bien combinadas, cada una con su matiz y destacando algunas más que otras, como es el caso de la actriz Carla Mercader, Cristina Murillo o el de los actores Roger Borrull y Pol Nubiala. Es este último caso, sin duda la revelación del musical. Se trata de un joven actor en formación (no tiene los veinte aún) que descubrió el propio Reguant en uno de sus cursos y que nunca había hecho nada de cante. Muy buena voz, con la que ofrece todo tipos de impostaciones, y una interpretación enérgica y hilarante. Otra perla a seguir.

Así si son fans de los refritos musicales basados en éxitos populares de la música, fans de Sau o no, no se pierdan este espectáculo. Pero para los que como un servidor repudian este tipo de espectáculos no se dejen llevar por sus prejuicios. Boig per tu ofrece más diversión y coherencia narrativa que muchos otros shows similares.

 

Boig per tu  de Joan Gallart.

Dirigida por Ricard Reguant y Pep Sala.

Interpretada por Carla Mercader, Roger Borrull, Cristina Murillo, Joan Olivé, Mónica Macfer, Pol Nubiala, Lídia Ibáñez, Roc Oliver y otros.

Comedia musical basado en las canciones de Sau.

Hasta el 2 de febrero en la Sala Barts.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *