Crítica de "Assaig obert" - Masteatro
assaig obert

Crítica de “Assaig obert”

Una compañía, una obra a pocos días de ser estrenada y un ensayo abierto al público. Esta es la premisa con la que nos sumergimos en la sala y así, poco a poco, vamos descubriendo la auténtica magnitud del proyecto.

Y es que el ensayo es una excusa. Lo verdaderamente interesante de la obra es la puerta que nos abre hacia las interioridades de cada uno de los actores que intervienen en una creación teatral: sus miedos, sus anhelos, sus debates internos. Aunque llevados al extremo de forma un tanto melodramática – el uso de las lágrimas resulta un poco abusivo- , todos quedan representados. Desde la influencia del mecenas que pone el dinero hasta la invisibilidad del técnico. Desde  la categorización clasista que separa a los “divos” del resto hasta la batalla interna entre esencia y reconocimiento. Incluso nosotros, los blogueros teatrales, quedamos de algún modo retratados.

En medio de la sátira, se plantean una serie de interesantes preguntas sobre el funcionamiento del sector. ¿Quién hace la verdadera función de creación? ¿Cómo de jerarquizada es una compañía? ¿Hasta dónde es importante el reconocimiento? ¿Cómo se relacionan las altas y las bajas esferas? ¿Qué estamos dispuestos a hacer para conseguir nuestras metas?

Todo ello viene acompañado de una ingeniosa puesta en escena, que juega con lo que nos permite ver y con lo que no. Las discusiones que oímos desde fuera de la escena, los problemas de luces que mantienen la sala a oscuras durante algunos minutos, las intervenciones desde las gradas… Los 5 actores que componen la compañía protagonista se mueven con ritmo rápido entre discusiones, comentarios y referencias al público. Las conversaciones se solapan, los cuchicheos se intercalan y la vivacidad de la escena se mantiene constante.

En conjunto, Assaig obert ofrece una desmitificación del proceso teatral y de las personas que se encuentran en él. Un reflejo de las complejidades que existen en compañías que, en el fondo, son equipos de trabajo tan normales como cualquiera. Una interesante propuesta metateatral que nos muestra un poco más el ‘entre bambalinas’ de toda experiencia conjunta. Porque no es oro todo lo que reluce.

Assaig obert

Dramatúrgia y dirección de Sergi Manel Alonso

Producción: La Porta 4

Interpretada por Francesc Vila, Maria Asensio, Sílvia Sabaté, Héctor Molina y Verónica Pallini

Hasta el 28 de febrero en La Seca Espai Brossa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *