Crítica de André y Dorine - Masteatro
André y Dorine

Crítica de André y Dorine

André y Dorine son una de esas entrañables parejas de ancianos que han convivido juntos y enamorados toda una vida. Un día, Dorine empieza a tener pequeñas confusiones que acaban con el diagnóstico de Alzheimer. El imparable avance de la enfermedad y las diferentes reacciones del hijo y el marido de la protagonista se mezclan con los recuerdos de la pareja, de cómo se conocieron, se enamoraron y se embarcaron en una vida juntos. Les acompañamos a lo largo de la función en sus momentos dulces y en sus momentos amargos, riendo y llorando con ellos.

El espectáculo de la compañía vasca Kulunka Teatro dirigido por Iñaki Rikarte llega a Barcelona después de pasar por 23 países cosechando éxitos. Y no es para menos.  Sobre el escenario, Edu Cárcamo, Garbiñe Insausti y José Dault interpretan a un buen número de personajes enfundados en máscaras y sin pronunciar una sola palabra. No hace falta más, pues los diálogos y las expresiones faciales llegan a nuestra mente a través de sus estudiados movimientos. Sin verlos ni oírlos, somos conscientes de ellos y entendemos la historia que nos cuentan, una trama aparentemente sencilla que nos conmueve por la proximidad y la universalidad de su argumento.

Para ello, los actores cambian constantemente de personajes y de máscaras a un ritmo vertiginoso. Las luces y los pequeños cambios de atrezzo ayudan a situarnos en el tiempo y en el espacio, siendo el pequeño y sencillo salón de la casa en la que habita la pareja  el espacio donde ocurren las escenas más significativas. En cuanto al sonido, a lo largo de la obra el silencio se alterna con la música y, si bien al principio nos parece extraño o incómodo, termina por atraparnos.

Dicen los científicos que lo que hace que nos gusten las historias de miedo es la tranquilidad que nos deja la vuelta a la realidad, cuando nos damos cuenta de que nada de lo ocurrido afecta a nuestra vida. En este sentido, André y Dorine es una obra mucho más terrorífica que cualquier historia de miedo. Y es que son muchas las personas que verán en las situaciones de los personajes su propio pasado, presente o futuro. La batalla contra la enfermedad es un drama intenso y real con el que, más allá de la lengua o la cultura, todos podemos identificarnos. Sin embargo, y pese a que la obra puede ser emocionalmente dura, el tema es tratado con suma belleza y delicadeza, y la apuesta merece la pena por su originalidad, sutileza y por el maravilloso trabajo expresivo que hay en ella.

André y Dorine de Kulunka Teatro

Dirigido por Iñaki Rikarte.

Con Edu Cárcamo, Garbiñe Insausti y José Dault.

Teatro con máscaras.

Hasta el  19 de setiembre en el Teatre Poliorama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *