Crítica de ‘Amar en tiempos revueltos’, Teatro Bellas Artes - Masteatro

Crítica de ‘Amar en tiempos revueltos’, Teatro Bellas Artes

Después de cinco años de éxito en la pequeña pantalla, ‘Amar en tiempos revueltos’ da el salto al teatro de la mano de Antonio Onetti, quien escribe y dirige esta adaptación con el sabor inconfundible de la serie, pero con una autonomía suficiente como para atrapar al espectador que no esté familiarizado con su versión televisiva. Para esta aventura teatral, Onetti utiliza un reparto reconocible por los fieles a la quinta temporada, incluyendo a su protagonista, Cayetana Guillén Cuervo, que vuelve a dar vida a Estela del Val. A pesar de ello, esta historia ha sido concebida de manera completamente independiente, con una trama atractiva para aquéllos que estén o no familiarizados con los nombres, las caras y las maneras de sus alter ego en televisión.

El texto de esta historia nos sitúa en el Madrid de los años 50, de 1952 para ser exactos. Onetti plasma un retrato fiel de la España de los años posteriores a la Guerra Civil, cuando el régimen franquista se deja notar con mayor vehemencia y las libertades brillan por su ausencia. En este contexto, la compañía teatral encabezada por Estela del Val (Cayetana Guillén Cuervo) prepara el estreno de la obra ‘El diablo bajo la cama’, escrita supuestamente por Cristina Barea (Veronika Moral), quien oculta con su identidad al verdadero autor del drama, Salvador Bellido (Antonio Valero), escritor represaliado y primo de su marido. A partir de este momento, la compañía y sus miembros tendrán que jugar una dura partida contra el régimen para sortear la censura, las amenazas y los intentos de boicot, al mismo tiempo que Cristina y Salvador intentarán llevar a las últimas consecuencias un amor que germina de manera paralela a la historia principal.

Esta versión teatral de ‘Amar en tiempos revueltos’ escoge la estética y los personajes de la televisión para hacer un verdadero homenaje al teatro y a los escritores comprometidos con las libertades a mediados del siglo XX, muchos de los cuales fueron silenciados y represaliados por el régimen de Franco. Sin lugar a dudas, la historia del teatro dentro del teatro resta protagonismo a la historia de amor paralela, que le sirve al director sevillano para plantear otra interesante reflexión sobre el papel de la mujer en aquellos años. Cristina, hasta entonces sumisa de su marido, decide romper con esa moral preestablecida para emprender un camino de autoconocimiento y encontrar ese espacio de libertad que hasta ahora le había sido arrebatado.

Esta historia es creíble a los ojos de los espectadores gracias a una escenografía muy cuidada, que nos sumerge de lleno en la España de mitad del siglo pasado. Mención especial merecen tanto el vestuario, diseñado por Miguel Ángel Milán, como el trabajo de iluminación de José Manuel Guerra, con el que Onetti es capaz de dibujar escenas muy plásticas y cinematográficas. A la fluidez y al ritmo de la obra contribuyen los constantes cambios de decorados, que se realizan a la vista del espectador gracias a elementos móviles. Estos módulos consiguen recrear espacios muy diversos sin la necesidad de contar con una escenografía muy compleja, aunque en algunos momentos de la representación se echa de menos una mayor agilidad a la hora de pasar de un decorado a otro.

Los actores no se enfrentan a una tarea sencilla, ya que vemos personajes difíciles de perfilar y bastante planos en algunos casos. La que sí encuentra mayores posibilidades creativas es Cayetana Guillén Cuervo, que se mueve con soltura y se expresa de manera contundente. Buen trabajo en líneas generales en el plano actoral, si bien se aprecian algunas desigualdades.

Los seguidores de la serie de televisión encontrarán en esta versión teatral una buena oportunidad de disfrutar en directo de un pedazo de la misma, mientras que el resto tendrá la posibilidad de presenciar una obra bien trabajada y de reflexionar sobre el teatro y el papel de sus creadores, todo ello con una estética muy cuidada y con las garantías que ofrecen un reparto con muchos años sobre las tablas y una dirección de gran nivel.

1 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *