Warning: Declaration of SplitMenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /home/customer/www/masteatro.com/public_html/wp-content/themes/wt_chapter/functions.php on line 35
Crítica de Aída 7.0

Crítica de Aída 7.0

Barcelona es una ciudad llena de escuelas de interpretación. Y muchas de ellas enseñan teatro musical. Cada una se especializa y una puede tirar más hacia la interpretación, otra hacia la danza y una tercera hacia el cante. Coco Comín, Memory, y Aules són algunas de estas academias. Y des de hace unos cuatro años hay otra que poco a poco, metiendo la pezuña allí donde le dejan, va dándose a conocer y ampliando la entrada de alumnos que sueñan con montar un buen espectáculo musical que haga palidecer a otros con más recorrido. Bueno, de hecho, esto ya ha sucedido. La academia en cuestión es Vocal Factory, responsables de alguna forma del éxito de la adaptación de The Wild Party en el Teatre Gaudí.

El centro está codirigido por dos personas muy vinculadas al mundo del espectáculo y de los musicales. Una de ellas es Anna Valldeneu, quien ya estuvo enseñando en la Academia Eòlia, que ha sido assesora y coach vocal de distintos musicales, así como ha estado en el equipo de profesores de Operación Triunfo y de El número Uno. Una mujer talentosa, con un currículo a sus espaldas que le da una autoridad en la materia suficiente como para llevar a buen puerto este estudio de voz, cante e interpretación. Igualmente se puede decir lo mismo de Alexandra Morales, la otra directora de Vocal Factory, cantante y vocal coach curtida en varios espectáculos musicales y en radio. Lo que destaca de este centro es que apuestan por la calidad de la enseñanza por encima de la cantidad, es decir las clases justas para clases con pocos alumnos, no masificadas. A su lado está un equipo muy competente de docentes de coreógrafos, cantantes, actores o bailarines. La oferta formativa de Vocal Factory incluye clases de técnica vocal, interpretación de canciones, movimiento actoral, danza y cante y el recorrido dura tres años. Pero como bien hacen estas academias siempre hay un estímulo añadido para los chicos y chicas del curso, la obra de fin de curso. Es un taller, un workshop, una representación de un musical conocido adaptado a las circunstancias del alumnado.

Este año lo han bordado con Aída 7.0. El popular musical de Elton John y Tim Rice fue representado con buena nota en el Ateneu Popular de Nou Barris. Con un elenco de seis chicas y un chico y con Valldeneu en la dirección, este montaje de Aída ha sido un ejemplo de menos es mas. Sin presupuesto para grandes aspavientos, el equipo ha apañado la escenografía con un conjunto de cajones de mimbre con que iban jugando moviéndolos y formando los distintos espacios donde se daban las escenas. Los actores iban vestidos con túnicas de colores distintos, con cintas, con complementos de índole egipcia, todo muy elegante y sencillo. La apuesta de Anna Valldeneu y su equipo es dar más prioridad a los actores y cantantes que a la escenografía, reducida a la mínima expresión, en pro de su funcionalidad. Ahí se iba a ver un workshop, el proyecto de fin de curso, es decir el resultado de un año de trabajo en una academia de cante.

En la obra original de Aída hay más de siete actores, y hay más de un hombre. Así los cambios de personajes fueron obligados y la omisión de algunos pasajes explicados convenientemente por una narradora. A pesar de los cambios, la historia no cojea y se sigue con interés. En cuanto al apartado vocal hay que destacar distintas cosas. Las voces están un poco desequilibradas, pero ahí no hay profesionales aún. Hay algunas voces más desafinadas que otras, o de timbre chirriante, pero hay otras que le sacuden a uno y le dejan clavado a la butaca. Sin duda la voz de Gemma Grau es la que más escalofríos repartió por la platea. Esta joven actriz es la que interpretó a Aída, y aunque sin ser una actuación perfecta, su potente chorro de voz supo llegar y aguantar las notas más altas como una profesional. La verdad es que la distancia entre el trabajo vocal de Grau y el resto de los actores era considerable. Así, a su lado Roger Batalla (más curtido en teatro de texto que musical, pero con la experiencia de haber sido parte del montaje de La festa salvatge en el Teatre Gaudí) como Radamés se luce también aunque cojea en algunos momentos puntuales de intensidad. Otra voz interesante y bien desarrollada fue la de Yasmina Azlor, quien se encargó de representar la pérfida madre de Radamés, Zoser. Otro aspecto para aplaudir fueron las coreografías, sencillas pero siguiendo bien las puntas de intensidad de las canciones, dando su punto de épica necesaria como demuestran el número de Aída con su pueblo, el Dance of the robe o la coreografía grupal divertida al servicio de la prometida Anneris en My strongest suit. Al mando estaba Lino di Giorgio Jr., quien también formó parte de La Festa Salvatge donde se marcó un delicado y bello baile  que aún se recuerda bien.

Buen workshop para la gente de Vocal Factory del cual se les supone un futuro interesante para la formación de nuevos artistas del musical.Y des de aquí apuntamos Aída como una posible estrena musical para el próximo año en la cartelera barcelonesa. Ya lo hicieron con La festa Salvatge. Con unos cambios y retoques puede funcionar la mar de bien en alguna sala barcelonesa.

 

Aída 7.0 basada en Aída de Elton John y Tim Rice.

Dirigida por Anna Valldeneu y Filipo Fanò.

Vocal Coach por Alexandra Morales.

Adaptación al catalán por Roger Batalla.

Interpretada por Gemma Grau, Roger Batalla, Rocío Arbona, Ysmina Azlor, Mar Esteban, Marina Puy y Andrea Ramírez.

Coreografía a cargo de Lino di Giorgio Jr.

En el Ateneu Popular de Nou Barris el 28 y 29 de junio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.