Crítica de 'A quién le importa' - Masteatro

Crítica de ‘A quién le importa’

aquienleimporta

“Afronta tu camino con coraje, no tengas miedo de las críticas de los demás. Y sobre todo, no te dejes paralizar por tus propias críticas” Paulo Coelho.

Empieza el musical, y su maestro de ceremonias (Toni River) artista polifacético, nos confiesa que los años 80 fueron la respuesta a una época de censura, a unos tiempos difíciles y llenos de grises y negros y que nacieron desde la necesidad de expresar, de liberarse, de mostrarse tal cuál eran y de ver  la vida en tonos policromados entre los que encontramos los flúor propios de la década.

Sus intérpretes, artistas talentosos, llenos de energía y de luz, que han entendido perfectamente el concepto del espectáculo y se dejan la piel en el viaje a la década de la movida, defendiendo una historia pobre en argumento pero en la que encontramos la crónica de un amor, y eso, señores, tira mucho. Recuerden que el amor mueve montañas. Da igual si es entre un hombre y una mujer; un hombre y otro hombre; o una mujer y dos hombres como en ésta historia, porque eso, es común a todos los mortales y nos hace sentirnos vivos, nos hace sentirnos como bien define nuestro protagonista, “entre el vicio y la virtud” y nos muestra los excesos típicos de la década y lo más irreverente de la movida.

La música es un recorrido por los temazos de Nacho Canut y Carlos Berlanga, esos temas que reivindican y a la vez nos provocan mover las caderas y saltar, saltar hasta agotarnos y gritar, gritar ese lema que todos llevamos dentro: “A quién le importa lo que yo haga, diga y cómo yo sea, porque yo soy así y así seguiré. Nunca cambiaré” al paso que ha marcado su coreógrafa Cuca Pon, experimentada bailarina y coreógrafa con un largo recorrido profesional a sus espaldas.

Si alguna vez te sentiste una funcionaria asesina, un rey del glam o escuchaste mil campanas en tu corazón, sin duda, éste es tu musical. Un musical de mediano formato sin muchas pretensiones más que la de divertir al público, enfrentarnos a una época que marcó a toda una generación y que el respetable viva su propio “flashback” desde el primer momento en que pisa el Teatro Arlequín de Madrid, porque incluso antes de que empiece el espectáculo podrás ver una pequeña exposición o hacerte un look al más puro estilo “Bola de cristal”.

Destacable, en mi opinión, un espectacular Iván Santos cantando copla, un género muy nuestro y que encaja a la perfección en cualquier momento de nuestra historia. ¡Momento piel de gallina en el musical!

No apto para personas poco abiertas de mente y que le den la espalda a las distintas formas de amar y sentir puesto que se hace mucho alarde de ello; personas que no sepan divertirse e individuos, en general, encorsetados y con prejuicios.

Y recuerden que….el espectáculo debe continuar.

¡Arriba el telón!

Teatro Arlequín. Hasta el 31 de marzo.
Intérpretes: Jacinto Bobo, Cristina Esteban entre otros…

1 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *