Drac Pack

Crítica de “Drac Pack”

Hollywood. Años 50. Un grupo de amigos guapos, ricos y famosos. Viven entre fiestas y vicios, rodeados de luces efímeras y sombras ocultas. Nombres como Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr… O Marilyn Monroe. Estrellas que irradiaban luz al sabor del alcohol y que terminaban las fiestas de madrugada, “sucios como ratas”.

En D(rat)c Pack, los impulsores del espectáculo Najwa Nimri y Carlos Dorrego cambian las ratas por los vampiros para hablar del interminable dilema del éxito. A nivel temático, ni Drácula ni el estrellato son novedosos. Pero eso no impide que estemos ante un musical de calidad con un estilo muy particular, cosa que constituye el punto fuerte del montaje.

Todo empieza una noche en la que la todavía ingenua Marilyn – Kimberley Tell-renuncia al sol a cambio de la luz de los focos. Entre susurros y poesía enigmática, la obra nos sumerge en la cara negativa que conlleva su deseo. Y lo hace de la mano del mismísimo rey de la noche, inspirado en Sinatra e interpretado con grandeza, soberbia e intriga por la propia Nimri.

La poética oscura, el argumento insinuado, casi performático y la sutilidad del mensaje son algunos de los elementos clave del montaje. Pero hay algo más. El humor negro, irónico, encarnado sobretodo en las maravillosas actuaciones de Alba Flores y Anna Castillo. Y por supuesto las voces y la música en directo, con adaptaciones de temas clásicos de todos los tiempos – desde Volare o Something Stupid hasta el Happy Birthday mister president-.

A priori, parece que la intimidad de un escenario más pequeño potenciaría el clima de la obra. Sin embargo, el gran escenario facilita la viabilidad productiva de la función. Y lo cierto es que la dirección de Fernando Soto para llenar tanto espacio está bien encontrada. Las cuatro actrices cantan, bailan, interpretan y recitan con espontaneidad, energía y desparpajo. Y les acompañan una puesta en escena sobria, una iluminación potente y dos músicos, batería y piano– Gonzalo Maestre y Marcos Sánchez– que redondean las actuaciones.

En su conjunto, el espectáculo tiene nivel en su vertiente musical, pero también como una forma de teatro más irreverente, uniendo así comercialidad y estética arriesgada. Una interesante combinación que funciona.

Drac Pack de Najwa Nimri, Emilio Tomé y Carlos Dorrego

Dirigido por Fernando Soto

Interpretado por Najwa Nimri, Kimberley Tell, Alba Flores, Anna Castillo, Gonzalo Maestre (batería) y Marcos Sánchez (piano)

Teatre Tívoli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *