SANTA_NIT

Crítica de Santa Nit

Los tradicionales Pastorets catalanes son para muchos actores y gente del mundillo la génesis de sus carreras. En los colegios de esta tierra en estas fechas señaladas muchos niños se suben por primera vez a un escenario y más de uno es mordido por el gusanillo.  Me juego una cena de navidad que más de uno y de dos de La Brutal sintió esta mordida. No es de extrañar entonces que hayan homenajeado a la obra que narra en clave costumbrista el nacimiento de Jesús. Inyectando de ternura y bonhomía navideña a sus personajes, esta compañía la han versionado en clave siglo XXI bajo el nombre de Santa Nit, nombre catalán del villancico Noche de Paz.

Detrás del texto está Cristina Genebat. La actriz es también traductora de muchos de los textos que más han triunfado en la cartelera en los últimos años. Y ahora se atreve con un texto de creación que recoge todo lo aprendido como traductora (que no es otra cosa que reescribir) para coger un mito tradicional y nacional y mezclarlo con su visión ideológica y emocional. El resultado es tierno, dinámico, donde los personajes viven con alegría y esperanza sus propias miserias y miedos.

Els Pastorets narra la historia del nacimiento de Jesús en el portal de Belén a través de las peripecias de dos pastorcillos que se enfrentan a las furias del infierno. La traslación a la actualidad de Genebat cuenta con dos amigos, los dos en paro, que se encuentran en la azotea de uno de ellos, astrofísico, para observar el pase de un cometa y apuntarse el tanto por ser su descubridor. Por otro lado, está Maria, quien en cuestión de horas va a dar luz su primer hijo fecundado in vitro, mientras a su lado nervioso, pero cariñoso permanece su recién novio Pep, profesor de yoga y tan hippie como ella. Los dos amigos deciden emprender el “viaje” para ir a ayudar a su amiga, igual que lo hará la novia del astrofísico que está en casa de su padre intentándolo animar de su malhumor y su pasotismo vital. En el camino se encontraran con unos particulares demonios, vestidos de traje caro cuyas enigmáticas promesas de futuro tientan a uno de los “pastorcillos”. Pero también se les aparecerá un ángel, venido de Palestina que toca villancicos al saxo, que les suelta su propia disertación sobre la inteligencia del ser humano por encima de dogmas religiosos y políticos.

Genebat es pareja de Julio Manrique, quien codirige esta historia junto con Xavier Ricart. Y lo que uno encuentra en él lo ve también en ella. El código narrativo y estético que tan bien imprime Manrique en sus creaciones es muy parecido al de su mujer: personajes de la calle, espacios urbanos, integración de la música en la narrativa, que le da un formato muy cinematográfico. Pero también ofrece su propio sello de mujer filtrando ternura a través de los diálogos de sus personajes, sin mala leche, ni agresiones verbales ni luchas de egos entre los personajes. Es un cuento de Navidad, con un tono bien intencionado, sin empalagar, y una estructura dramática bien armada para que no decaiga el ritmo. Y claro está el final de la historia ya nos lo sabemos todos, aún así Genebat es suficientemente lista como para versionarlo en clave realista y así terminar conmoviendo más al ver cumplidos los pequeños milagros de cada uno de los personajes.

Santa Nit de Cristina Genebat.

Dirigida por Julio Manrique y Xavier Ricart.

Interpretada por Cristina Genebat, Iván Benet, Marc Rodríguez, Mireia Aixalà, Albert Ribalta, Ernest Villegas y Norbert Martínez. 

Comedia navideña

Des del 10 de diciembre en el Club Capitol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *